Noticias


DomusVi entrega los premios de su Concurso de Terapias no farmacológicas

En la I Edición del Concurso interno de Buenas Prácticas en Terapias no Farmacológicas DomusVi, la compañía quiso reconocer y premiar aquellas prácticas dirigidas a mejorar la calidad de vida de las personas con Alzheimer. De las más de 40 propuestas presentadas por trabajadores de DomusVi, y tras una difícil deliberación, tres fueron las seleccionadas como ganadoras por ser tratamientos que proporcionan resultados fehacientes a nivel cognitivo en las personas mayores.

El primer premio fue para la terapia “El reto de la semana” de la Residencia Fontibre de Zaragoza. Cada lunes proponen un reto que pueden resolver tanto residentes como familiares, cuidadores o trabajadores. Con el objetivo de estimular la mente y la autonomía de los participantes, se les anima a realizar pequeñas pruebas de lógica, matemáticas, lenguaje, percepción, visual, acertijos… que van variando semanalmente. Una vez que la persona cree tener la solución, la introduce en un buzón habilitado para ello. Pasada la semana se publica la solución y los ganadores, es decir, aquellas personas que consiguieron resolver el enigma. Un reto que semana a semana suma más adeptos.

El segundo galardón fue para el proyecto “Teatro con los residentes” de la residencia Palacio de Caldones en Asturias. Una terapia basada en el refuerzo de la autoestima a través del teatro. Para ello se creó un grupo de teatro dinamizado por el equipo de Terapia Ocupacional, quien escoge las escenas a representar y adapta el texto para facilitar su representación. Los residentes realizan ensayos semanales para aprender los textos y la escenografía. Ya han representado “Don Juan Tenorio” y “Romeo y Julieta”.

Finalmente, el tercer premio fue para la residencia Elda de Alicante por su proyecto “Recuerdos y emociones en clave de sol” una terapia basada en la música. Los últimos avances en investigación aseguran que la memoria emocional es la última de las capacidades que se pierde y la música, en concreto, conecta con todas estas emociones. Utilizar la música como herramienta de trabajo en demencias y otra serie de patologías asociadas a la vejez, aporta resultados muy positivos ya que, actúa como elemento estimulador en un amplio abanico de aspectos tales como la estimulación cognitiva, estabilidad emocional y elemento socializador. A través de diferentes temas musicales se trabajan las emociones en los residentes, de manera que son capaces de recordar y de exteriorizar sus sentimientos y sensaciones, algo muy beneficioso para su bienestar y estado anímico.