Sergio, director Residencia Usera

Como todo el mundo sabe a estas alturas, la Crisis Sanitaria, está generando estragos en la sociedad y en las residencias de mayores es donde más ha profundizado el Covid-19, los motivos son muy variados, la edad, pluripatologías, convivencia en el mismo lugar, etc. Todo esto hace que el foco mayor, se cebe con nuestros mayores.

Estamos acostumbrados a un tipo de atención social al mayor en nuestra sociedad, que no es principalmente hospitalaria pero, gracias a la gran vocación de los profesionales que disponemos, el Covid- 19 no ha realizado más estragos, ellos son nuestros héroes sin capa.

Héroes, que diariamente están tratando con los residentes para continuar con los mejores cuidados, teniendo en cuenta todas las medidas de prevención, con gran esfuerzo, dedicación y siempre…siempre…, con una increíble sonrisa y muy generosa actitud.

El comienzo de la Pandemia ha sido muy complicado para todos por motivos varios, comenzamos con la búsqueda de material imprescindible para estar adecuadamente protegidos, éste, llegaba a cuenta gotas. Desde el propio centro buscábamos a través de todos los proveedores que podíamos, solicitábamos a la Administración, etc. A todo esto añadimos que parecía, según los expertos, que iba a ser como una gripe normal, incluso con menor índice de mortandad.

Más adelante, vinieron las decisiones difíciles por parte de la administración, pero todas necesarias, tales como, el cierre completo de los Centros de Día, reducción de visitas, posterior suspensión de las visitas en las residencias de mayores y, finalmente. el confinamiento en habitación y sectorización del centro.

Continúan siendo semanas durísimas, días sin descanso, en los que nuestra máxima preocupación es cuidar a nuestros mayores de la mejor forma posible. Y protegerles.

Desde el centro, se realizan llamadas y vídeo llamadas diarias a las familias, en las que hay momentos muy emotivos, duros psicológicamente muchos de ellos. Estoy muy agradecido por todas las familias que están confiando en nosotros y demostrando su entereza y honestidad, al reconocer el duro trabajo que estamos desempeñando en esta Crisis.

Actualmente, comenzamos a ver el regreso de residentes que han tenido la suerte de poder haber sido derivados al hospital. También, la reincorporación de trabajadores que recibimos con gran alegría. Todos ellos han tenido la desgracia de sufrir “al bicho” que les ha obligado a romper su rutina, a separarse de sus familias o en el caso de los residentes, de tener que dejar su casa temporalmente, pero han tenido la gran fortaleza de superarlo y se encuentran de nuevo entre nosotros.

Ha sido muy emocionante la llegada de algunos residentes entre aplausos y lágrimas, decían que les habían tratado fenomenal en el hospital, pero nos habían echado de menos, aquella no era su casa.

Diariamente, cada vez que estoy en el centro, veo cómo los residentes ven la televisión, las continuas noticias del Coronavirus, alguno me pregunta asustado: “¿y para cuándo piensan “matar a este bicho”?” – “Ya queda menos Juan, ya queda menos”- le respondo.

Trabajamos para que no tengan miedo, para que se sientan en su casa, seguros, en buena compañía, intentando paliar de la mejor manera posible la falta de sus familiares en las horas de visita, dando el mayor apoyo Psicológico posible a todos y cada uno de ellos, sintiendo muchísimo que en la etapa en la que se encuentran de su vida, les toque sobrevivir a una crisis de tal magnitud, como si no lo hubieran pasado ya bastante mal, porque muchos de ellos han vivido etapas de España cruciales en la historia, tales como una guerra y post-guerra, cuarenta años de dictadura, una transición y ahora esto, un virus, algo que es invisible para todos y que muchos de ellos no entienden y te preguntan: “¿Por qué no puedo salir? ¿Por qué te tapas la cara?”

Sentimos que cada día es uno menos:
– Uno menos para que finalice esta maldita pandemia que se ha llevado por desgracia a mucha gente.
– Uno menos para que nuestros residentes tengan menos probabilidades de contagio.
– Uno menos para que puedan salir y no estén confinados.
– Uno menos para que sus familias puedan visitarles.
– Uno menos para que volvamos a la normalidad.

Sin embargo, mañana será uno más, para seguir cuidándoles,
– Uno más para seguir riéndonos con ellos,
– Uno más para seguir viendo cómo te miran con ternura,
– Uno más para seguir sintiéndote orgulloso de su fuerza,
– Uno más para seguir sintiéndote orgulloso de mi gran equipo,
– Uno más para dar gracias por este trabajo del que disfruto día a día.

Y uno más, para dar las gracias a TODOS, a los trabajadores por su implicación, a la empresa por su apoyo continuo de todos los departamentos y gran gestión, a los familiares por su comprensión e incluso, muchos de ellos con donaciones de material que nos ayuda muchísimo, tales como gorros, mascarillas, batas, etc. A la administración que ha facilitado sobre todo la gestión de desinfecciones del centro por parte de la UME y Bomberos, así como, visitas por parte de Sanidad para orientación de sectorización del centro, entre otras.

Gracias a todos, juntos podemos superar la crisis.
Un abrazo.

Sergio
Residencia Usera (Madrid)