Rafael, director DomusVi Narón

Equipo, compromiso y esfuerzo.

Cuidar, proteger y acompañar. Así os recuerdo.

Es un privilegio compartir la profesión con tantas compañeras de laborar discreto, de tesón firme y paciencia infinita. Mujeres que se entregan al reto diario de hacer feliz a otros, de arropar su vida, de lustrar su cuarto, de calmar su angustia o entender su voz.

¡Ya está bien! Toca dejar de ser anónimas. Es hora de abandonar la modestia.

Se acaba el tiempo para gritar a quien lo escuche el inmenso orgullo de ejercer esta profesión. Porque en esta ocasión, se hace patente el riesgo, la importancia de cada tarea, de cada abrazo, de cada gesto o de cada decisión.

Siempre fue así, pero muchos no quisieron verlo. Así que hoy, escrutados por un ojo inmenso y torticero, cada aplauso de las ocho te lo deben solo a ti.

Toma conciencia de los éxitos, porque ya habrá quien se invente tus fracasos.

A todas mis compañeras de centro, gracias por lo de hoy, pero sobre todo por lo de siempre.

Rafael
DomusVi Narón (Coruña)