Eva, directora Mentalia La Viña

Querido Equipo,

Había una vez unos ángeles que reencarnados en personas “normales” bajaron a la tierra.

Todos eran capaces de tener la habilidad de realizar milagros a diario, capaz de tener la generosidad de cuidar a los que no podían cuidarse a sí mismos. En sus caras, en sus gestos…en sus manos, atesoraban la capacidad de saber entregarse con alegría, con amor, con alma, con toda la ternura del mundo.

Todo, por cotidiano, había pasado casi desapercibido y ellos humildes como todas las personas valiosas, nunca se jactaron de ello.

Pero llegó el día de la gran lucha, el día en que un enemigo invisible y peligroso hizo que tuvieran que unirse mucho más, que se armaran…que amaran como nunca.

Se plantaron como el mejor de los ejércitos, fueron capaces de crear todas las barricadas inimaginables para protegerlos a ellos y descubrieron que había más gente, más ángeles, que también sacaban fuerza hasta de lo más profundo para ayudarles.

Sabían que la batalla no iba a ser fácil, pero no pensaban desfallecer ni un segundo, porque su misión era más importante que cualquier miedo…

Gracias a mis compañeros, mis ángeles particulares… y gracias a todo el ejército de esos otros ángeles que vamos descubriendo cada día y dejan de ser anónimos para ayudarnos.

Eva
Mentalia La Viña (Chucena, Huelva)