INFORMACIÓN SOBRE EL COVID19

#nosotrxslescuidamos

Pautas emocionales para los familiares durante las visitas a las residencias

Los equipos EAPS de la Fundación DomusVi han elaborado una guía en la que se indican algunas pautas que pueden ser de utilidad a los familiares, para identificar sentimientos, actitudes e ideas previas relacionadas con el reencuentro con los seres queridos, que residen en los centros DomusVi.

El objetivo es poder facilitar una planificación, teniendo en cuenta los aspectos psicoemocionales asociados a las primeras visitas después de la crisis y el confinamiento por el Covid19. Algunos de los sentimientos que como familiar pueden sentir y las pautas asociadas para poder favorecer un mejor afrontamiento son:

La Incertidumbre asociada a cómo va a encontrar a su familiar y cómo será el reencuentro. Es posible que después de todo este tiempo, lo encuentre cambiado en algunos aspectos: físicamente o en su imagen corporal, a nivel cognitivo, etc. En este sentido para prevenir el impacto que pueden generar en usted estos cambios, será de gran ayuda evitar la improvisación y planificar adecuadamente la visita.

Informarse. Sería recomendable, de manera previa la visita programada, pedir información relevante al personal sanitario responsable en relación al estado general de su familiar. Tener información puede serle útil para anticipar una imagen mental de cómo va encontrarlo.

Preparar la visita. Puede imaginarse con antelación cómo va a desarrollarse el encuentro, situarse mentalmente en un posible escenario, anticipar el contexto y lugar, pensar en cómo va a reaccionar, planificar qué le va a explicar, etc.

Será importante también tener en cuenta “el cómo comunicar” y por tanto mantener un tono adecuado, el contacto visual, una posición cómoda y observar nuestro lenguaje corporal. En algunos momentos puede que haya silencio, también pueden disfrutarlo, aprovechar para mirarse, hacerle alguna foto, poner música, etc.

Será necesario mantener la distancia de seguridad de 2 metros y por tanto, en la medida de lo posible, intente contener el deseo de abrazarse y acariciar a su familiar. Es importante saber que, a pesar de que no pueda tener contacto o tocar a su ser querido, le puede mostrar que está presente y de manera afectiva verbalizar los sentimientos que siente hacia él/ella, explicándole que de momento no es posible el acercamiento. A pesar de que es comprensible la necesidad de abrazarnos y acariciarnos, lo prioritario aún es garantizar la seguridad de ambos.

La ausencia de visitas en los centros y el distanciamiento con los familiares queridos, ha supuesto un duelo temporal y por tanto suele ser normal sentir la tristeza, sentimientos de añoranza, angustia por la separación, etc. Todas estas emociones son habituales y están descritas en este tipo de procesos.

Permítase emocionarse en el momento del encuentro. Es natural sentir las emociones después de tanto tiempo y es fruto de la Ilusión y deseo de restablecer el contacto. No se preocupe si tiene la necesidad de llorar, probablemente será una emoción compartida.
En alguna ocasión puede sentirse desbordado/a por la situación que está viviendo, en estos casos puede aplicar la técnica del “tiempo fuera”: consiste en salir físicamente del lugar en el que encuentre, pararse a reflexionar y reconocer aquello que nos sobrepasa, realizar 2-3 respiraciones profundas y una vez sienta que ha recuperado el control puede regresar a la situación anterior. Observará ¡cómo se percibe capaz de afrontarla!

Practique alguna técnica sencilla de relajación o respiración. Si antes de entrar en la sala/lugar en la que se llevará a cabo el reencuentro siente signos de inquietud o angustia, realice varias respiraciones profundas o alguna “técnica de visualización o imaginación guiada” que consiste en la recreación mental de escenarios, sensaciones y recuerdos, como vehículo para alcanzar un estado de relajación (por ejemplo: visualizar un paseo por la playa, sentarse en un prado, evocar vivencias de la infancia, etc.).

Reconozca sus reacciones corporales y cambios fisiológicos. Cuando estamos nerviosos, estresados o nos enfrentamos a situaciones complicadas se da una serie de reacciones y de respuestas que emite nuestro cuerpo que debemos saber reconocer y controlar. Detectar estos cambios a tiempo nos puede ayudar a no responder de forma impulsiva en un momento determinado. Igualmente sea consciente de sus pensamientos: detectar los pensamientos que nos lanzamos a nosotros mismos ya que van a influir en nuestras reacciones.

Hable abiertamente con su familiar de cómo se siente en estos momentos, qué significa volverse a ver, centrarse en lo agradable de esta vivencia, sentir gratitud y compartirla. En la medida de lo posible céntrese en los aspectos positivos del presente, y no en todo lo negativo que ha significado el confinamiento, aproveche para dar valor a la relación personal, permítase disfrutar del momento, dejando atrás el sufrimiento e incluso transformarlo en una experiencia de aprendizaje.

Culpabilidad. Puede que sienta que durante este tiempo de confinamiento haya “abandonado a su familiar” y esta idea le genere culpa y malestar. Debe contrastar este pensamiento utilizando “mecanismos de racionalización” y esto quiere decir, encontrar las justificaciones reales de su ausencia para evitar censurarse o seguir castigándose. Por ejemplo: repetirse que usted no tenía el control de la situación, que ha sido una medida necesaria para mantener “sano” a su familiar y minimizar los riesgos de contagio, etc.

Es habitual sentir miedo, sobretodo asociado al contagio por el Covid19. El miedo es una emoción básica que nos ayuda a protegernos y cumple una función principal: la supervivencia. Así que, sentir ciertos temores asociados a la pandemia, resulta natural y nos permite adaptarnos mejor a la situación para sobrevivirla. En este sentido, debe respetar las condiciones que le indican en el centro y por supuesto mantener las medidas de protección que todavía siguen vigentes para evitar y minimizar los riesgos.

Tristeza y pena de volver a dejar a su familiar una vez finalizada la visita. Permítase sentir también la calma y la tranquilidad después de este primer encuentro, con toda probabilidad podrá volver a visitar a su familiar en pocos días.