INFORMACIÓN SOBRE EL COVID19

#nosotrxslescuidamos

Madrid. Orden de 22 de febrero de 2021

23 febrero 2021

Normativa de Referencia:
Guía de medidas de 22 de febrero de 2021 frente a la infección por coronavirus en centros residenciales sociosanitarios de mayores de la comunidad de Madrid de las consejerías de Sanidad y Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad.

Orden 1047/2020, de 5 de septiembre de la Consejería de Sanidad, por la que se modifica la Orden 668/2020, de 19 de junio de 2020, por la que se establecen medidas preventivas para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 una vez finalizada la prórroga del estado de alarma establecida por el Real Decreto 555/2020, de 5 de junio, como consecuencia de la evolución epidemiológica.

Salidas:
Se permiten las salidas del centro a los residentes vacunados sin limitaciones, siempre que el residente salga cumpliendo con las medidas habituales de protección (lavado de manos y mascarilla quirúrgica), incluidas las salidas de fin de semana o vacaciones, si bien en estas últimas será necesario aportar una prueba diagnóstica de infección activa realizada previamente.

Las salidas de los residentes no vacunados serán de corta duración (inferior a 1 hora y no más de 3 salidas a la semana) y en los alrededores del centro.

Los residentes con deterioro cognitivo moderado-severo requieren interacción directa y contacto físico para establecer una comunicación significativa y esto debe ser priorizado.

En estas situaciones deben facilitarse a los familiares las medidas que permitan, sin limitación temporal, no respetar la distancia de seguridad utilizando guantes para el contacto además de una adecuada higiene de manos y uso de mascarilla en todo momento.

Visitas:
El número de visitantes continúa siendo de una persona por residente excepto en los casos que se precise algún tipo de ayuda. Las salidas y visitas no son excluyentes (no son o la una o la otra).

Los residentes podrán recibir 3 visitas a la semana de 1 hora de duración.

Para facilitar las visitas se debe proponer a los residentes que puedan salir del centro, que éstas se realicen fuera del centro para favorecer que los residentes que no puedan abandonar este pueden cumplir con sus visitas.

Las visitas de familiares, amigos, cuidadores y otras personas son un elemento clave para el bienestar emocional de los residentes. Las residencias deben garantizar que las visitas se realicen en horarios compatibles con los horarios de los familiares y, por tanto, las visitas familiares en fines de semana deben autorizarse si así es necesario.

Si se declara un brote en el centro, las visitas y los ingresos quedarán suspendidos salvo que el centro garantice una identificación de casos y contactos y una adecuada sectorización. Esto debe realizarse siempre previa comunicación a la Dirección General de Atención al Mayor y posterior aprobación por la Dirección General de Coordinación Sociosanitaria.

En el caso de que se declare un brote en un centro, estos casos deberán garantizar un mínimo de dos comunicaciones semanales por videoconferencia o teléfono de los residentes aislados con sus familiares.

Pruebas e Ingresos:
Todos los ingresos en residencias de mayores (tanto nuevos ingresos en los centros como altas hospitalarias) deben aportar información sobre el estado de vacunación del paciente (si ha sido vacunado o no) y sobre su potencial estado infectivo actual: bien una PCR realizada las 72 horas previas al alta hospitalaria o un test antigénico el día del alta (si el centro de destino no dispone de test antigénicos) o bien un test antigénico realizado a su llegada al propio centro (aquellos centros que dispongan de ello).

Los residentes que al alta (hospitalaria) aporten una PCR + (salvo los que tengan IgG + de los seis meses previos y estén asintomáticos, que estarán exentos) deberán seguir el protocolo descrito en el apartado 4 de la Guía de medidas aplicable a las residencias de mayores en Madrid.

Aquellos centros que no dispongan de una adecuada sectorización no deben recibir a residentes con PCR +. En estos casos es conveniente remitir al residente al centro de aislamiento COVID creado por la Comunidad de Madrid

Los residentes con sospecha de COVID-19, se hayan vacunado o no y hayan pasado o no la enfermedad, deben hacerse la prueba de inmediato y aislarse de otros residentes a la espera del resultado de su prueba (zona amarilla). Los centros que dispongan de test antigénicos deben seguir el algoritmo 1 (página 14) para el estudio de casos. Los centros que no dispongan de ellos deben contactar con su referente de Atención Primaria entre semana y el SUMMA en fin de semana para su realización.

Si el personal de la residencia tiene una alta sospecha de COVID-19, pero una prueba da negativo, deben comentar el caso con el referente de salud pública del área antes de que el residente salga del aislamiento.

Aunque el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2 de personas vacunadas a otras es aún incierto, la vacunación ha demostrado prevenir la COVID-19 sintomática; se cree que la transmisión sintomática y presintomática tiene un mayor papel en la transmisión que la transmisión puramente asintomática.

El cribado a los trabajadores debe continuar si bien, dado que el riesgo es significativamente menor, es suficiente con realizarlo una vez cada quince días en aquellos centros en que los residentes estén vacunados en un porcentaje mayor del 80% y semanalmente si es inferior.

El test no es obligatorio realizarlo, pero es recomendable que el personal que rechace las pruebas regulares no participe en la atención directa de los residentes.

En el momento actual y para simplificar la sistemática de trabajo se recomienda que se realice este cribado a todos los trabajadores, hayan pasado o no la enfermedad y estén o no vacunados.

Más información en: https://www.comunidad.madrid/servicios/salud/2019-nuevo-coronavirus