INFORMACIÓN SOBRE EL COVID19

#nosotrxslescuidamos

Islas Baleares. Orden de 2 de agosto de 2021

3 agosto 2021

Normativa de Referencia:
• Nuevas medidas en las residencias de personas mayores de las Islas Baleares. Acceso.

Ante el aumento en la incidencia que afecta a la población inmunizada, y con el fin de prevenir la afectación de centros residenciales sociosanitarios y aminorar el riesgo de contagio comunitario de personas mayores o con discapacidad, el Gobierno de las Islas Baleares emitió el martes 2 de agosto una instrucción mediante la que se aplican nuevas medidas de prevención ante el COVID-19.

La instrucción informa de que el aforo en los centros será del 100% mientras la tasa de vacunación se mantenga en un mínimo del 70%. De no ser así, se calcularía en base al mínimo de cuatro metros cuadrados por persona.

Además, los centros tomarán la temperatura a todas las personas que entren y rechazarán a aquellos con una temperatura igual o mayor a 37,5, y los centros llevarán un registro de los trabajadores y visitantes y sus datos de contacto.

Podrán realizar visitas las personas mayores de 12 años que puedan acreditar documentalmente que han recibido la pauta completa de vacunación; o bien que han superado la COVID 19, dentro de los 6 meses precedentes, o que se han sometido a una prueba PCR con resultado negativo dentro de las 72 horas anteriores a la visita o un test rápido de antígenos con el mismo resultado dentro de las 48 horas anteriores a la visita.

Los menores de 12 años deben garantizar el cumplimiento de las medidas. Además, se realizarán con cita previa y en espacios amplios y con buena ventilación. No se permiten las visitas en las habitaciones de las personas residentes, salvo cuando estas se encuentren encamadas.

Para las salidas, el residente o su tutor legal, familiar o referente del entorno afectivo que se haga cargo de los cuidados de la persona firmará una declaración responsable con el compromiso de cumplir las medidas sanitarias vigentes durante todo el tiempo que dure la salida y que solo se relacionará con personas.

En el caso de salidas con pernoctación superiores a 72 horas de usuarios no vacunados o con pauta de vacunación incompleta, antes de que la persona usuaria regrese al centro y con suficiente antelación, la residencia solicitará una prueba de detección del SARS-CoV-2. El residente no podrá volver al centro hasta que obtenga el resultado negativo de la PCR o tenga criterios clínicos de infección resuelta.

En cuanto a las pruebas de diagnóstico de infección activa (PDIA) de detección del SARS-CoV-2, serán obligatorias para los usuarios de nuevo ingreso en los centros residenciales, que se incorporen de un periodo de permiso o vacaciones, y a los trabajadores de nueva incorporación en el centro residencial siempre que no tengan la vacunación completa. Los que hayan pasado la infección por COVID-19 estarán exentas de la realización de estas pruebas de cribado preventiva durante los 90 días siguientes al diagnóstico de la infección. Siempre y cuando sea posible, la prueba se realizará con una antelación máxima de 72 horas al ingreso o incorporación laboral en el centro residencial.

Finalmente, los centros realizarán pruebas periódicas a los trabajadores de los centros de servicios sociales de tipo residencial que desarrollen su tarea en contacto directo con los residentes que no cuenten con la pauta completa de vacunación o hayan pasado la enfermedad durante los 6 meses precedentes. Estas pruebas serán tres semanales de las cuales dos serán tipo PCR. Se realizarán cribados a los usuarios no vacunados de los centros residenciales con un porcentaje de vacunación inferior al 70 %, tanto de usuarios como de trabajadores. La periodicidad de dichas pruebas se ajustará a una evaluación del riesgo.

Más información en: http://www.caib.es/sites/coronavirus/es/portada/Islas Baleares