Ver todos los artículos

22/11/2017



Publicado el 28 noviembre, 2017 - 16:35h

El pasado miércoles 22 de Noviembre un grupo de residentes y personal de DomusVi Matogrande han tenido el placer de visitar la fábrica de patatas fritas Bonilla a la vista también conocidos por sus churrerías en nuestra ciudad.

Su travesía comienza en Ferrol en el año 1932 a las órdenes de Salvador Bonilla, padre de su actual capitán César Bonilla. Salvador recorría pueblos y ferias con sus deliciosas patatas y sus sabrosos churros. En noviembre de 1949 los momentos Bonilla a la vista se instalaron en la calle Orzán de A Coruña y así nacía su primera churrería.

1958 fue para ellos un año de fuerte marejada ya que comenzó con el traslado de su churrería a la c/ Galera donde muchos coruñeses acudían a menudo para disfrutar de los legendarios #momentosbonilla, a la tripulación de este barco se le empezó a hacer imposible crear de forma artesanal todos sus productos y su capitán Salvador dio orden de detener la elaboración de patatas fritas. Pero 30 años después las patatas Bonilla regresaron a buen puerto gracias a la creación de la fábrica en Arteixo (A Coruña). La mejor materia prima se fusiona para conseguir su calidad habitual y crear pequeños momentos de felicidad.

En Octubre de 2008 los clientes de Carrefour los eligen como la mejor PYME agroalimentaria gallega del año entre otras 90 empresas. En el año 2013 traspasan fronteras en diferentes direcciones primero desembarcan en Reino Unido y también llegan a Estados Unidos donde el chef José Andrés incorporó sus deliciosas patatas en su negocio. A los franceses les gustan tanto sus patatas que grandes firmas de moda  como es el caso de Balmain las sacan en sus desfiles.

Su travesía más larga fue en abril del 2016 cuando atracan en corea del sur con sus patatas y éstas tienen una acogida extraordinaria. A principios de 2017 avistan nuevo premio, reciben el conocido por todos los coruñeses Premio Picadillo al mejor producto por su trayectoria profesional a lo largo de los años, premio que recogen en el Fórum Gatronómico de nuestra ciudad. Para celebrar su 85 aniversario por todo lo alto han renovado este año su fábrica con tecnología punta, un ojo mágico que detecta y descarta las piezas que están quemadas o machacadas.

    

En la visita del pasado miércoles hemos podido ver el compromiso y responsabilidad de todos y cada uno de sus empleados que no se pierden ni el más mínimo detalle para poder disfrutar de las mejores patatas.

Ha sido una gran experiencia y un placer poder conocer sus instalaciones  y al propio gerente en persona.

Comentarios: 0


Ver todos los artículos