Ver todos los artículos

2 de agosto



Publicado el 02 agosto, 2017 - 07:30h

Por el Día del Abuelo, la semana pasada nuestros residentes participaron en una actividad en la que tuvieron la oportunidad de recordar aquellos objetos de su infancia que utilizaban a diario y que actualmente son muy difíciles de encontrar, como la palangana, el mueble de lavabo, la polvera, el jabón de lagarto, etc.

La sonrisa que se les dibujaba al recordar aquellos momentos cotidianos de su infancia no tenía precio. Pudimos pasar un momento único y divertido a la vez que trabajábamos diversas funciones mentales, como la memoria a largo plazo, la atención, gnosias, etc.

“Por la paciencia infinita y el amor incondicional, como los abuelos no hay nadie igual”.

Comentarios: 0


Ver todos los artículos