Ver todos los artículos

17/11/2017



Publicado el 17 noviembre, 2017 - 14:18h

Antes de contar mi experiencia en el curso de Punción seca, os explicaré en que consiste.
A groso modo: esta técnica consite en eliminar las placas motoras en disfunción, que provoca una contracción mantenida , produciendo liberación de sustancias algógenas, que son las que provocan ese dolor muscular. Esa placa motora se encuentra en los llamados puntos gatillo.A veces la gente lo confunde con la acupuntura. No tiene nada que ver. La acupuntura utiliza agujas similares que atraviesa apenas unos centímetros, que intenta estimular unos puntos concretos para poder mejorar la salud del individuo.
Los puntos gatillo deben cumplir varios requisitos:
– que haya un dolor referido (diferente al dolor radicular provocado por un nervio)
– que haya respuesta de espasmo local
– que haya nódulo doloroso dentro de la banda tensa
Cuando tengamos localizado el punto gatillo, introducimos la aguja en el músculo, teniendo en cuenta la dirección de las fibras de éstos. El paciente notará un dolor, que en el caso de que lo estemos haciendo bien, ese dolor le será familiar.
Sacamos e introducimos la aguja en varias ocasiones hasta que no se produzca espasmo local, hasta que el paciente no aguante o hasta que el fisioterapeuta vea oportuno. Nunca se llega a sacar del todo la aguja.
Al terminar se realiza ejercicios excéntricos.
Así que…, fui al curso de Punción Seca, con conocimientos básicos sobre ella. Ya tuve alguna experiencia , tratándome un punto gatillo en el Trapecio Superior. Realmente fue doloroso, pero ese dolor no volvió a aparecer. Es por eso mi intención de hacer el curso. Me inquietaba la técnica utilizada.
El primer día fue todo una experiencia, porque tienes que empezar a pinchar a tus compañeros, y no todos están preparados para ello.
Hay que tener en cuenta, que la mayoría de nosotros vamos al curso sin ningún tipo de problema. Así que, en lugar de pinchar sobre puntos gatillos activos (los que provocan el dolor), pinchamos sobre puntos gatillo latentes; que no provocan ningun dolor hasta que lo pinchamos. Es decir, un PG que tenemos “dormido”, lo despertamos.
A medida que pasan las horas cada vez estas más dolorido. Hemos practicado en todo el cuerpo.
El último día nos duele practicamente toda la musculatura, pero hay que decir que es un dolor soportable. Aunque hay excepciones; ese pequeño dolor hace que desaparezca el gran dolor causante del empeoramiento de tu salud.
Concluyendo, recomiendo este curso a todos los fisioterapeutas. Esta técnica es eficaz, siempre y cuando sea bien utilizada.
Por otro lado, decir que el fin de semana del curso va a ser movidito, pues saldrán con “agujetas” en todo el cuerpo.

Comentarios: 0


Ver todos los artículos