Ver todos los artículos

12 de Septiembre de 2017



Publicado el 12 septiembre, 2017 - 15:41h

Muchos de nuestros residentes necesitan tomar medicamentos para así poder hacer más fácil su existencia, pero más allá del ámbito médico y farmacéutico hay una terapia infalible para lograr una mejor calidad de vida en ellos: brindarles amor.

A la hora de cuidar a las personas mayores, es fundamental contar con paciencia y tolerancia y tratarlos con amor y con respeto, entendiendo que aunque tengan comportamientos infantiles, no son niños. Y esto supone que, en ocasiones, debemos dejar de estar prohibiendo y regañando e intentar ser más permisivos, pero siempre atentos a situaciones que puedan implicar algún tipo de riesgo o que no sean seguras.

Tenemos que dar más abrazos, más besos y olvidarnos de reglas innecesarias, debemos dejar a un lado esa actitud de querer corregir a cada instante. Hay que entender que nuestros residentes están en sus últimos años de vida y en lo que sea posible debemos esmerarnos por ofrecerles una vejez óptima con excelente calidad de vida y de la forma más dignamente posible.

Ellos, aunque tal vez no lo demuestren, lo agradecerán y se sentirán más queridos y respetados. Y por nuestra parte, nos sentiremos que hemos hecho lo correcto…

“LA GENTE PUEDE OLVIDAR LO QUE DIJIESTE,

PUEDE OLVIDAR LO QUE HICIESTE,

PERO NUNCA OLVIDARÁ CÓMO LE HICISTE SENTIR”

(Maya Angelou)

Comentarios: 0

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ver todos los artículos