Ver todos los artículos

18 Febrero 2016



Publicado el 18 febrero, 2016 - 15:41h

Este fin de semana se celebra en Teruel una fiesta medieval en honor a la leyenda de Isabel y Diego, los Amantes de Teruel, “la más hermosa historia de amor jamás contada”.

Los 36.000 habitantes habituales de Teruel, una de las capitales de provincia más pequeñas, se convierten en 80.000. Unas 17.000 personas colaboran en la ambientación y aproximadamente participan 400 actores. Algunas de las usuarias del Servicio de Teleasistencia del Ayuntamiento de Teruel han participado activamente, durante años, en la realización de esta fiesta. Paciencia, durante este post podrás saber sobre su opinión y si nos recomiendan o no asistir a las bodas de Isabel.

En 1555, durante unas obras en la iglesia turolense de San Pedro, aparecieron los cadáveres momificados de una mujer y un hombre jóvenes. Junto a los cuerpos había un documento que explicaba que se trataba de los restos de Isabel de Segura y Diego de Marcilla, muertos por amor tres siglos antes. Desde hace 20 años, Teruel recuerda la leyenda de sus amantes durante el fin de semana más cercano a San Valentín con las Bodas de Isabel de Segura, una cuidada recreación histórica que se complementa con mercados medievales, espectáculos de animación en la calle, danzas, torneos, conciertos, un toro nupcial y hasta una multitudinaria invitación al beso bajo un estruendo de tambores en homenaje a los célebres amantes, a modo de clausura.
Doña Antonia Gracia Guitarte, usuaria del Servicio de Teleasistencia nos dice “Es una fiesta que ha tenido un éxito tremendo, es preciosa.” Antonia ha participado durante muchos años en la fiesta, en un puesto benéfico en el mercadillo en el que vendían, además de pastas, vino caliente, que como ella dice “resucitaba a un muerto”, y teniendo en cuenta que hablamos de Teruel y en febrero, es seguro el éxito que tuvieron.

Fue un beso precisamente lo que desencadenó el trágico final de los enamorados. Los dos jóvenes crecieron juntos. Se enamoraron, pero el padre de la chica, el rico comerciante don Pedro de Segura, se opuso a la relación. Los Marcilla eran de noble linaje, pero no ricos. Segura esperaba un partido mejor. Diego prometió volver rico en cinco años y la primavera de 1212 se marchó con los almogávares de Pedro II. El joven logró regresar a unas horas de agotar el plazo, pero una Isabel desesperanzada y obediente acababa de casarse con el acaudalado Pedro de Azagra. Diego le pidió entonces un beso de despedida, pero Isabel se lo negó. Estaba casada. El enamorado cayó muerto allí mismo, de pena. Isabel acude al funeral de Diego para darle el beso que le negó. Al tocar sus labios, cae también muerta sobre su enamorado.

“Es una fiesta preciosa porque se basa en el amor”. Y para aquellos que no conozcan Teruel les diría “que no se lo pierdan, que vengan a conocer Teruel y sus amantes porque seguro que se llevan un buen recuerdo”. Nos dice Doña Alejandra Yagüe Hinojosa, usuaria del Servicio de Teleasistencia del Ayuntamiento de Teruel, quién nos confiesa que durante la fiesta sale con sus amigas a ver las escenas en directo y al mercadillo, también nos dice que procura elegir los momentos de menos afluencia de gente.

Desde el Servicio de Teleasistencia recomendamos a las personas usuarias disfruten de la fiesta con precaución. Esto es: salir a la calle en aquellas horas donde haya menor afluencia de gente. Ir acompañado. Avisar a un familiar y/o a nosotros para saber que va a salir a disfrutar de la fiesta y aquellas personas que tengáis teleasistencia móvil, ¡no olvides llevarla contigo!

Y a los que somos forasteros y vayamos a conocer las bodas de Isabel, recordemos: el respeto y el civismo son los principales ingredientes para disfrutar y conocer realmente el territorio, su gente y sus costumbres. ¿Nos vemos en Teruel? 😉

Comentarios: 0

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ver todos los artículos