Ver todos los artículos

18 de Agosto



Publicado el 18 agosto, 2017 - 17:03h

 

Desde MICAELA ARAMBURU nos gusta estar informados de todas aquellas investigaciones recientes relacionadas con las distintas demencias que más afectan a las personas mayores, en este caso el Alzheimer, por ello, nos ha parecido interesante compartir estos últimos hallazgos.

Un tercio de los casos de Alzheimer se podrían prevenir con hábitos saludables.

La actividad intelectual estimulante y una buena circulación sanguínea protegen al cerebro.

Uno de cada tres casos de demencia se podría prevenir si se cuidara mejor la salud del cerebro desde edades tempranas, según las conclusiones de un comité de expertos formado por iniciativa de la revista médica The Lancet.

“Aunque la demencia se diagnostica a edades avanzadas, los cambios en el cerebro suelen empezar a desarrollarse muchos años antes; los factores de riesgo para desarrollar la enfermedad se producen a lo largo de toda la vida, no sólo de mayores”, declara en un comunicado Gill Livingston, investigadora del University College de Londres que ha coordinado el trabajo.

Los hábitos para prevenir el alzheimer se dividen en dos grandes grupos.

Por un lado, aquellos que favorecen una vida intelectual estimulante. La comisión Lancet calcula que, si todos los adolescentes completaran la educación hasta los 15 años, se prevendría uno de cada doce casos de demencia en el mundo. De modo similar, una vida social activa, los trabajos de voluntariado y el hábito de la lectura también reducen el riesgo de alzheimer. Los expertos de la comisión Lancet destacan que estas actividades no evitan el deterioro del cerebro característico del alzheimer pero retrasan la aparición de sus síntomas porque aportan una reserva cognitiva.

El segundo grupo de hábitos saludables engloba aquellos que favorecen una buena circulación sanguínea en el cerebro y que coinciden en gran parte con los que previenen enfermedades cardiovasculares. Estos sí que pueden ser capaces de evitar el deterioro del cerebro. Incluyen la práctica de actividad física, la renuncia al tabaquismo y el control de la tensión arterial.

Comentarios: 0

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ver todos los artículos