Ver todos los artículos

12-11-2018



Publicado el 12 noviembre, 2018 - 16:15h

Nuestros mayores tienen una gran sabiduría que transmitirnos. Recetas, remedios caseros, hierbas medicinales…

Es por ello que desde el departamento de actividades queremos recoger toda esa información que nos pueden transmitir  nuestros mayores y dejarnos como legado para nosotros aprovechar ese aprendizaje a nuestro favor.

Abrimos la sección «La botica de la abuela», donde los residentes nos pasan información sobre cómo curaban antes las dolencias y males más comunes y así ampliar nuestro herbolario casero que tenemos en las despensas. La información que nos vayan dando se irá guardando para finalmente hacer un recopilatorio en forma de libro. Cada mes se publicarán los beneficios de una planta o hierba silvestre que los residentes nos digan.

Este mes se ha atrevido Amparo Pereiro,residente del centro,  a hablarnos de la Árnica. La utilizaba para calmar dolores musculares. Nos dice que era utilizada por un manciñeiro (curandero) que ella conocía para fracturas de huesos. Comenta Amparo que daba muy buenos resultados.

Receta para preparar un bálsamo de árnica. ( Para tratar el dolor y la inflamación mediante su aplicación sobre la piel)

Ingredientes: 2 tazas de aceite de coco, 170 gramos de flores secas de árnica molidas, 6 cucharadas de cayena seca en polvo, media taza de gránulos de cera de abeja y media cucharada de aceite de romero. Tarro donde guardar el preparado.

Preparación: Triturar las flores de árnica en un mortero, cocer a baño maría las flores trituradas y añadir la pimienta de cayena. Agregar el aceite de coco y remover bien. Tapar y dejar que se cocine a fuego lento entre 8 y 12 horas. Hay que remover de vez en cuando. Las flores siempre tienen que estar tapadas por el aceite. Una vez que se retire del fuego dejarla enfriar un poco, (una hora) sin llegar a solidificar. Ahora, sobre el frasco de vidrio para envasar, coloca un trozo de camiseta vieja y ,con cuidado, verter la infusión de árnica. Cuando se haya separado el aceite de las hierbas, volver a poner a fuego lento en una olla. Añadir la cera de abeja y remover el tiempo que sea necesario para que quede bien integrada con los demás ingredientes. Una vez que estén los ingredientes bien integrados, retirar la olla del fuego y dejarla enfriar 30-60 minutos. Para terminar agregar el aceite de romero y guardarla en el recipiente para su posterior consumo externo sobre la piel.

Aplicación: con un masaje sobre la zona dolorida ayuda a estimular la circulación sanguínea y disminuye la inflamación para aliviar de forma rápida los dolores musculares.

Les dejamos un enlace para que puedan leer más cosas sobre esta flor.

También tiene contra-indicaciones que aparecen en la página del link. ( Puede ser tóxica si se toma como infusión , por ejemplo)

Antes de preparar ningún remedio casero, lea atentamente el enlace.

http://misremedios.com/sustancias/arnica

 

Comentarios: 0


Ver todos los artículos