Ver todos los artículos

8/02/2016



Publicado el 08 febrero, 2016 - 09:03h

Hoy vamos a profundizar en un tema que tratamos a diario en la residencia, se trata de la estimulación cognitiva.

Se trata de una intervención terapéutica, que complementa a los tratamientos farmacológicos, y que nos permite enlentecer el deterioro cognitivo y funcional que presentan las personas que padecen algún tipo de demencia,  así como mantener las habilidades necesarias para realizar actividades de la vida diaria y sociales, y promover la mejora de la autoestima y la calidad de vida de las personas.

Esta estimulación se realiza interviniendo sobre las capacidades que se ven afectadas durante el transcurso de la enfermedad: percepción, memoria, lenguaje, atención-concentración, cálculo, funciones ejecutivas, razonamiento, etc. Para ello seguimos una metodología que consiste en talleres en los que realizamos terapias de orientación a la realidad, terapias de reminiscencias, musicoterapia, estimulación del lenguaje (habla, lectura y escritura), funciones visuoespaciales, etc.

Además, se aprovechan otros tipos de talleres para trabajar estimulación cognitiva, por ejemplo, en los talleres de manualidades o de psicomotricidad, se trabajan continuamente aspectos cognitivos, tales como la atención, la concentración o el razonamiento al tener que decidir si usar un color u otro, saber si necesitamos usar las tijeras y como se hace o reconocer diferentes objetos para colocar en un tablero de formas geométricas.

Los objetivos que perseguimos cuando nos planteamos realizar este tipo de terapias son los siguientes:

–          Estimular y mantener capacidades mentales.

–          Evitar la desconexión del entorno y fortalecer las relaciones sociales.

–          Dar seguridad e incrementar la autonomía del residente.

–          Minimizar el estrés y evitar reacciones psicológicas anómalas.

–          Mejorar el rendimiento cognitvo.

–          Mejorar el rendimiento funcional.

–          Incrementar la autonomía en actividades de la vida diaria.

Los residentes que asisten a estas terapias son evaluados previamente y agrupados según el estadío de deterioro cognitivo en el que se encuentran, de modo que las actividades se adapten a las necesidades que muestra el grupo y el nivel de participación sea Satisfactorio.

IMG-20160205-WA0062 IMG-20160205-WA0065

 

Comentarios: 0

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ver todos los artículos