Ver todos los artículos

06 de Febrero de 2018.



Publicado el 06 febrero, 2018 - 15:53h

En DomusVi Sierra de las Nieves partimos de la idea de que cada persona es fruto de una realidad social y familiar concreta. Por ello, entendemos que cuando una persona mayor ingresa en nuestro centro, no ingresa aislada ni comienza una historia nueva, sino que ingresa un individuo que es y sigue siendo miembro de una familia determinada y que su historia personal continúa: ingresa con un pasado y tiene un nuevo futuro.

El ingreso en un centro residencial supone un cambio importante en la vida de las personas mayores y en ese momento el rol de la familia es básico y necesario. Además del apoyo y la ayuda que puede brindarle al residente, le proporciona vínculos afectivos y relacionales que son fundamentales para el bienestar de esa persona.

Por todo esto, la intervención de nuestro equipo de trabajo va dirigida al residente pero también a su familia, entendiéndolo como un sistema interrelacionado y del que no se puede prescindir por ser parte de su propia historia. Así, trabajamos día a día con el objetivo de hacer partícipes a las familias de las actividades del centro y de conseguir que se sientan parte integrante de éste.

Y por supuesto, valoramos muchísimo el papel que ellas desempeñan y agradecemos su enorme implicación!!

Comentarios: 0


Ver todos los artículos