Ver todos los artículos

26/11/2018



Geriatrico Marbella
Publicado el 26 noviembre, 2018 - 16:35h

Según el diccionario de la Real Academia Española (RAE) cuidar es: “Poner diligencia, atención y solicitud en la ejecución de algo; asistir, guardar, conservar; discurrir, pensar; mirar por la propia salud, darse buena vida; vivir con advertencia respecto a algo”. Proviene del término latín “cogitare” (pensar, prestar atención, asistir a alguien), de ahí que coloquialmente suele entenderse como “atender con solicitud”.

Esto es precisamente a lo que nos dedicamos en DomusVi Azalea, a cuidar el bienestar de las personas mayores que requieren apoyo. Lo hacemos como mejor sabemos, poniendo toda nuestra energía y siempre tratando de favorecer la autonomía, el respeto y la dignidad de los seres a los que acompañamos.

Para ello llevamos a cabo acciones encaminadas a dar respuesta a las necesidades básicas de aquellas personas que por sí solas no lo pueden hacer, pero en este proceso tienen mucha importancia los detalles, las pequeñas cosas, los gestos minúsculos que, en definitiva, son los que hacen amable la vida y la dotan de sentido.

La práctica del cuidar requiere determinadas virtudes, algunas de las cuales podrían ser: respeto, amabilidad, alegría, paciencia, comprensión, responsabilidad, escucha, confianza, empatía, veracidad, confidencialidad, tolerancia, prudencia y humildad. El cuidar resulta así un arte porque integra técnica y sensibilidad.

Pero es importante también reconocer las dificultades a las que nos enfrentamos en nuestra tarea de cuidar; el esfuerzo físico, el desgaste emocional, la duración de los cuidados, el escaso reconocimiento, son sólo algunas de ellas. Pero, aunque el cuidar sea una actividad dura, también ofrece sus beneficios: la gratitud, la compensación interior del deber cumplido, la evolución positiva de la persona cuidada, el crecimiento de los propios valores, el aprendizaje vital. Porque cuidar nos coloca en la bonita situación de poder aportar a la persona, en la relación privada y única que establecemos con ella, aquello que necesita. Cuidar es entonces mantener vidas en marcha.

Por último, destacar que cuidar entraña ponerse en el lugar de la otra persona. Por todo esto, a quienes nos desempeñamos en este ámbito, ¡cuidemos siempre como nos gustaría ser cuidados!

 

 

Comentarios: 0


Ver todos los artículos