Ver todos los artículos

25 de agosto



Publicado el 25 agosto, 2015 - 08:28h

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que se manifiesta con un compromiso de la cognición, la funcionalidad y la conducta.

Retrasar la demencia es uno de los objetivos primordiales que se persiguen desde las disciplinas no farmacológicas, como puede ser, en este caso, la Terapia Ocupacional.

La Terapia Ocupacional realiza un tratamiento no farmacológico, utilizando la actividad con propósito y el entorno para ayudar a la persona a adquirir el conocimiento, las destrezas y actitudes necesarias para desarrollar las tareas cotidianas requeridas y con seguir el máximo de autonomía e independencia posible según la fase de la enfermedad.

El rol profesional del Terapeuta Ocupacional se encuentra presente cada vez más en diferentes ámbitos sociosanitarios, siendo los mayores y las personas con cualquier tipo de demencia uno de los principales colectivos donde está adquiriendo más importancia esta profesión, debido fundamentalmente a la alta predisposición de generarse situaciones de dependencia.

En el trabajo con demencias y Enfermedad de Alzheimer, el Terapeuta Ocupacional basa su intervención en el análisis de la persona con toda su globalidad, para posteriormente observar cuál es la relación existente en las pérdidas físicas y cognitivas con las limitaciones funcionales, detectando igualmente, los posibles factores ambientales que puedan estar influyendo en todo este proceso.

De este modo y mediante diferentes tipos de actividades, el objetivo es mantener la mayor autonomía posible y dotar a la persona con Alzheimer y sus familiares de la mayor calidad de vida posible dentro del ámbito en el que desarrolle su día a día.

 

 

Susana Yamuza Viñas. Terapeuta Ocupacional

Comentarios: 0

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ver todos los artículos