Ver todos los artículos

12/04/2018



Publicado el 15 abril, 2018 - 11:20h

El pasado jueves 12 de Abril recibimos en Residencia Matogrande a Pablo Mella.

Nacido en A Coruña en 1975. Licenciado en Arquitectura por la escuela técnica superior de Arquitectura de A Coruña. Participante en diferentes exposiciones individuales y colectivas. Profesor de talleres de fotografía en la Universidade da Coruña desde el 2004. Participante en la V Bienale Internazionale d’Arte Contemporanea di Roma (2004). Ha sido miembro del jurado del concurso de fotografía Xurxo Lobato. Miembro fundador de NO IMPORTA taller creativo. Participante en el Fringe Madrid Festival de Artes Escénicas y Música en 2014, con el proyecto Interface. Docente en las I y II xornadas galegas de fotografía. Colaborador en diversas publicaciones y entidades culturales de ámbito nacional y fotógrafo-colaborador en diversas empresas.

Lleva haciendo montaña muchos años, es corredor de trail running, aparece en el cartel del Quiroga Trail. Es polifacético y un encanto como persona, tiene un corazón enorme. Su pasión indudablemente es la montaña. Un clásico en el respeto por la naturaleza y muy vinculado a ella.

Esta semana inauguró su exposición fotográfica 6.000 m.s.n.m. en nuestro centro y vino a hablarnos de la experiencia que vivió durante el trascurso de la misma, toda una aventura que consiguió meternos de lleno en ella el pasado jueves durante su conferencia Himalaya recogida dentro del marco de conferencias de A Coruña en Persona.

La primera diapositiva que nos mostró fue una foto suya durante una carrera por uno de los montes en los Picos de Europa, tras ella se sucedieron otras, de Pirineos, Ancares leoneses,   desierto de Almería, la Cima del Mulhacén,  Pico Aneto, etc. Pero la historia que vino a contarnos Pablo el pasado jueves superaba los que nos había mostrado hasta el momento y es que el pasado otoño con un grupo de amigos montañeros emprendió la aventura de hacer cima en una de las montañas de la cordillera del Himalaya, el Mera Peak.

El Himalaya es una cordillera situada en el continente asiático, y se extiende por los países de Bután, China, Nepal, Tíbet, India y Pakistán, formando un arco de oeste a este de 2.600 kilómetros y de norte a sur de 350 kilómetros. Su nombre procede del sánscrito y significa valle de nieves. Es la cordillera más alta de la tierra, con catorce cimas de más de 8.000 metros de altura, siendo el Everest, con sus 8.888 metros, la montaña más alta de la tierra. Otros, como el K2 (8.611 m) y Kanchenjunga (8.598 m), también están en el Himalaya.

 Debido a la altura, tenían que hidratarse mucho, y tomar algo semejante al Sintrom, para evitar el mal de altura debido a la falta de oxígeno. El agua para cocinar la adquirían del hielo, y sólo podían beber agua embotellada debido a la falta de minerales, muchas veces potabilizaban el agua que cogían  y le añadían un sobre de sales minerales. El mayor problema allí eran los pies y las manos ya que son las partes del cuerpo más alejadas del corazón, por eso eran necesarios unos guantes (3 pares) y botas especiales que mantuvieran el calor aparte de continuo movimiento hasta conseguir que entraran en calor. En este viaje que duró casi un mes adelgazó 10 kg y entre otras anécdotas nos contó que casi llegan a la cima, pero un problema de corazón de un compañero lo impidió a 150 metros de la cima. Quién si logró llegar fue otro de sus compañeros, que finalmente tuvo problemas en una de las manos por congelación, que gracias a los buenos cuidados evitó males mayores. Finalmente nos mostró un video del aeropuerto más peligroso del mundo, en el que tuvieron que aterrizar para comenzar esta bonita y arriesgada aventura, se trata del aeropuerto de Lukla, Nepal. Su tránsito es de 100 aviones diarios, unos transportan viajeros y otros víveres destinados a los pueblos más apartados. Es un aeropuerto en el que sólo caben 4 aviones y que sólo funciona por la mañana, tiene la particularidad de que los aviones aterrizan cuesta arriba para poder frenar a tiempo ya que es muy pequeño y al despegar lo hacen cuesta abajo para coger  velocidad y no despeñarse al vacío.

Durante el mes de Abril tendremos su exposición fotográfica en el centro. No dudéis en visitarla!

Irina Escobar

Comentarios: 0

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ver todos los artículos