Noticias


Se inicia en SARquavitae Can Buxeres (L’Hospitalet) un programa de voluntariado de ayuda a los residentes

El centro residencial para mayores SARquavitae Can Buxeres de l’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), ha celebrado sus primeras Jornadas de Voluntariado. Ya en 2011 se inició en SARquavitae Can Buxeres un programa de voluntariado, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas residentes, ofreciendo acompañamientos a personas en situación de soledad, o con pocos apoyos familiares, o soporte en actividades y talleres lúdicos. Los voluntarios que han colaborado lo han hecho motu proprio, o a través de entidades como la Oficina de Voluntariado del Ayuntamiento o Cruz Roja de l’Hospitalet.

El primer día de las jornadas consistió en una formación sobre lo que significa ser voluntario y sobre lo que es el proceso de envejecimiento y sus consecuencias. Hubo también un pequeño espacio para que los participantes pudieran compartir experiencias y ayudarse mutuamente. En varias ocasiones diferentes voluntarios expresaron su sentimiento de que es más lo que reciben que lo que dan ayudando a los demás.

El segundo día tuvo lugar una mesa redonda, en la que seis entidades aportaron sus puntos de vista en torno al tema “Voluntariado y personas mayores en Hospitalet hoy”. Participaron en la mesa Cruz Roja Hospitalet, las Asociaciones de Vecinos del barrio Centro y Sanfeliu, Gent de Pau, la Oficina de Voluntariado del Ayuntamiento y la Asociación de Familiares de Alzheimer. Una vez presentadas las entidades, se abrió un debate sobre la situación actual, y hubo turno de preguntas para el público. Entre otros temas, se habló de los límites entre voluntariado y trabajo profesional, de la inseguridad ciudadana provocada por la crisis económica, y de la necesidad de implicación de los jóvenes en los diferentes ámbitos del voluntariado.

La valoración final no puede ser otra que de satisfacción, tanto por la asistencia de público y de entidades, como por los temas tratados, que despertaron mucho interés en los participantes. Ofrecer formación a los voluntarios es también una manera de cuidarlos y de agradecerles la tarea desarrollada. Además, durante las jornadas, dos personas del público se ofrecieron para realizar tareas de voluntariado en el centro.