Ver todos los artículos

MARZO 2018



Publicado el 05 marzo, 2018 - 14:51h

Una úlcera de decúbito es un área cutánea que se rompe cuando algo hace fricción o presión continua contra la piel.

Expanda sección

Las úlceras de decúbito ocurren cuando hay demasiada presión sobre la piel durante mucho tiempo. Esto reduce la circulación sanguínea a la zona. Sin suficiente sangre, la piel puede morir y puede formar una llaga o úlcera.

Usted es más propenso a la formación de una úlcera de decúbito si:

  • Utiliza una silla de ruedas o permanece en cama durante mucho tiempo.
  • Es un adulto mayor.
  • No puede mover ciertas partes de su cuerpo sin ayuda.
  • Tiene una enfermedad que afecta la circulación de sangre, como diabetes o enfermedad vascular.
  • Tiene piel frágil.
  • No puede controlar sus esfínteres.
  • No recibe suficiente nutrición.

 Síntomas

Expanda sección

Las úlceras de decúbito se agrupan por la gravedad de los síntomas. La etapa I es la más leve. La etapa IV es la peor.

  • Etapa I: Un área enrojecida y dolorosa en la piel que no se torna blanca cuando se le presiona. Esta es una señal de que se está formando una úlcera de decúbito. La piel puede estar caliente o fría, firme o suave.
  • Etapa II: Se forman ampollas en la piel o una llaga abierta. El área alrededor de la llaga puede estar roja e irritada.
  • Etapa III: La piel desarrolla ahora un agujero abierto y hundido llamado cráter. El tejido por debajo de la piel está dañado.
  • Etapa IV: La úlcera de decúbito se ha vuelto tan profunda que hay daño en el músculo y el hueso y, a veces, en los tendones y las articulaciones.

Existen otros dos tipos de úlceras de decúbito que no encajan en las etapas.

Las úlceras de decúbito tienden a formarse donde la piel cubre el hueso, como por ejemplo:

  • Los glúteos
  • El Codo
  • Las caderas
  • Los talones
  • Los tobillos
  • Los hombros
  • La espalda
  • La parte posterior de la cabeza

 Cuidados con una úlcera de decúbito

Expanda sección

Las úlceras en etapa I o II sanarán si se les brinda atención cuidadosa. Las úlceras en etapa III y IV son más difíciles de tratar y pueden tardar mucho tiempo en sanar. A continuación, se presenta cómo cuidar una úlcera de decúbito en casa.

  • Alivie la presión en la zona.
  • Use colchones, cojines de espuma, botines o almohadas especiales para reducir la presión. Algunas almohadillas están llenas de agua o de aire para ayudar a brindar soporte y amortiguar la zona.
  • Cambie de posiciones con frecuencia. Si está en una silla de ruedas, trate de cambiar su posición cada 15 minutos. Si está en la cama, lo deben mover más o menos cada dos horas. Evite resbalarse o deslizarse a medida que cambia de posiciones. Trate de evitar las posiciones que ejercen presión sobre su úlcera.

DEPARTAMENTO FISIOTERAPIA DOMUSVI ARTURO SORIA

Comentarios: 0

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ver todos los artículos