Ver todos los artículos

15-1-2019



Publicado el 17 enero, 2019 - 15:02h

Hoy les mostramos una de las actividades que tenemos en el centro a fin de mejorar la  movilidad de partes del cuerpo de nuestros residentes o mantener las capacidades motoras que cada uno de ellos conserve dadas su situación personal. La motricidad fina. Y, ¿qué es?

La motricidad fina son movimientos pequeños y precisos que pueden ser  voluntarios o coordinados de partes del cuerpo (manos, dedos, pies…) en los que intervienen músculos, tendones, huesos…articulaciones; que requieren una coordinación, atención, observación,acción y precisión por parte de la persona que realiza los ejercicios.

Se ubica en la tercera unidad funcional del cerebro, localizada en el lóbulo frontal y la región pre-central. Exige la participación de muchas áreas corticales, haciendo referencia a la coordinación de las funciones neurológicas, esqueléticas y musculares utilizadas para producir movimientos precisos.

Desde el centro trabajamos la motricidad fina con nuestros mayores porque queremos ejercitar, estimular, activar la mente, mantener y potenciar las capacidades motoras conservadas del residente con , o sin deterioro cognitivo y prevenir la espasticidad, la rigidez,o,  el olvido de movimientos básicos en otro tipo de patologías; y todo esto con el objetivo de reforzar la independencia del adulto en cada caso particular. (Comer, afeitarse, leer el periódico pudiendo pasar las hojas…)

Algunos de los ejercicios que proponemos en las actividades o en el tiempo libre del residentes son: pintar, recortar, dibujar, gerontogimnasia específica, manualidades, ejercicios de presión (como ensarchar bolas o cuentas en un cordón), ejercicios de pinza (que consisten en trasladar de un recipiente a otro materiales de diversos tamaños), realizar actividades básicas de la vida diaria (abrochar, hacer lazos, atar cordones…), escribir, puzzles…

Al realizar este tipo de ejercicios, la persona está trabajando la fuerza en los músculos que intervienen en los movimientos que requiere el ejercicio; está trabajando la coordinación oculomanual; la estimulación sensorial con las diferentes texturas que pueden activar recuerdos pasados del residente;y, requiere de una organización y planificación por parte del residente para la buena praxis de los ejercicios planteados.

Les dejamos algunas fotos que se han sacado esta semana en el taller de estimulación con motricidad fina.

Comentarios: 0

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ver todos los artículos