Ver todos los artículos

9/3/19



Publicado el 09 marzo, 2019 - 11:56h

Varios estudios de los últimos 30 años han demostrado que la presencia de una mascota puede ser beneficiosa en muchos aspectos de la persona.

La terapia asistida con animales persigue un objetivo curativo y utiliza el vínculo persona-animal como parte integral del proceso de tratamiento.

Cada vez son más los colectivos que reciben este tipo de terapias, y se ha demostrado que con la gente mayor que vive en una residencia consiguen unos claros beneficios emocionales.
Generalmente estas personas sufren algún problema de salud o dificultades a nivel social, ya que a menudo no se sienten queridas y les cuesta comunicarse con otras personas. El contacto con perros, por ejemplo, los ayuda a mejorar la salud global aportando beneficios psicológicos y físicos.

Los objetivos principales de la realización de terapias con perros son:
Fomentar la actividad física.
•Trabajar la estimulación cognitiva y sensorial.
•Favorecer la expresión de emociones y paliar el sentimiento de soledad.
•Reforzar la comunicación afectiva y lúdica.
•Promover el tiempo de ocio, el uso de la conversación y la activación de la memoria.

El perro es el animal ideal para hacer este tipo de terapias porque es más dependiente del ser humano y llega a aprender y a obedecer con más facilidad que otros animales de compañía. Esta terapia se está convirtiendo en un método cada vez más aceptado para ayudar a mejorar las vidas de nuestros abuelos.

En manos de los terapeutas expertos que realizan las intervenciones, los perros se convierten en la herramienta y el canal que apoya la tarea socioeducativa y psicosocial del profesional.

Los perros que se utilizan en las terapias son elegidos a través de una selección específica, son sanos, seguros y están entrenados para poder llevar a cabo este tipo de actividades. Tienen una constitución y edad apropiadas y poseen las aptitudes y habilidades adecuadas para que su participación sea beneficiosa. El perro de terapia es un animal específicamente entrenado para integrarse dentro de un programa terapéutico o educativo, como una herramienta más de la que dispone el profesional.

Comentarios: 0

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ver todos los artículos