Ver todos los artículos

11/06/2018



Publicado el 11 junio, 2018 - 17:42h

Es una intervención asistida con animales en la que de manera intencional se incorpora un animal (perro) como parte integral del proceso de tratamiento (terapia), con el objetivo directo de promover la mejoría en las funciones físicas, psicosociales y/o cognitivas de los residentes. Estas terapias está prescritas y documentadas por un profesional de la salud y son llevadas a cabo por un terapeuta canino, adiestrador o guía.

En nuestra residencia el profesional encargado de estas terapias es el terapeuta ocupacional. El papel del Terapeuta Ocupacional en estos programas es esencial para una buena aplicación de los mismos. Es el encargado de seleccionar, graduar y adaptar a cada grupo y persona con la que se interviene, todas las actividades que sobre las distintas áreas de intervención se proponen; tanto antes de la sesión de intervención como durante la misma, el Terapeuta Ocupacional “moldea” la forma y el contenido de la sesiones para que cada participante logre obtener el máximo provecho de las mismas, teniendo en cuenta siempre la participación activa del Perro de Asistencia y, por supuesto, las necesidades terapéuticas de cada participante y el tipo de programa a desarrollar.

Se ha comprobado que la terapia con perros tiene numerosos efectos positivos en las personas mayores: a nivel físico, a nivel emocional, a nivel social, y a nivel cognitivo.

Además, estas terapias influyen en la mejora y/o mantenimiento de las actividades básicas de la vida diaria (higiene, uso de cubiertos…)

 

Tania Espinosa Lacarcel

Terapeuta Ocupacional

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos