Ver todos los artículos

10, 11 y 12/12/2018



Publicado el 20 diciembre, 2018 - 14:28h

Una Navidad más, hemos realizado en la Residencia Matogrande un Taller Intergeneracional, por lo que volvimos a recibir en nuestro centro a un grupo de alumnos del Colegio Liceo la Paz, con el propósito de que pequeños y mayores interactúen en torno a un objetivo común.

Los pasados días, lunes 10, martes 11 y miércoles 12 de diciembre, a las 10:00h, recibimos con los brazos abiertos a dos grupos diferentes de alumnos. Una vez nos presentamos todos, les enseñamos nuestra decoración navideña, el árbol, el Belén y el Mercadillo Solidario. A continuación, les mostramos las instalaciones del centro, explicándoles la rutina de nuestros mayores y las actividades que realizan.

Una vez realizada la visita, los alumnos, acompañados de un grupo de residentes y de personal del centro, se dirigieron a uno de nuestros salones de la planta baja del centro. Una vez allí, uno de nuestros mayores les leyó unas emotivas palabras de bienvenida y les explicó en qué iba a consistir la actividad que entre todos íbamos a realizar.

El LUNES participaron en un TALLER DE JABONES a través del decoupage (recortar) que, como ya hemos explicado en anteriores publicaciones, consiste en una técnica decorativa de superficies. Consiste en decorar con imágenes de papel fijadas a la superficie a decorar con barniz. Con el decoupage se pueden decorar multitud de superficies, en esta ocasión nos decantamos por la decoración de jabones. El objetivo es que el acabado final sea muy parecido a cómo sería si hubiéramos pintado la superficie decorada con pincel y pintura.

El MARTES participaron en un TALLER DE SERVILLETEROS, el cual consistió en la realización personalizada de varios servilleteros, decorados con figuras navideñas.

Finalmente, el MIÉRCOLES participaron en un TALLER DE PINZAS, en el que tuvieron que configurarlas y decorarlas con su propio estilo.

Finalizados los talleres, pudimos disfrutar de un sabroso pincho durante el cual hablamos entre todos de cómo había trascurrido cada taller, además de  compartir alguna anécdota graciosa y aprovechando los últimos minutos para terminar de conocernos.

Hemos expuesto, tanto los jabones como los servilleteros, en nuestro Mercadillo Solidario, con el objetivo de recaudar el máximo dinero posible, con la participación de nuestros mayores y pequeños.

Ha sido un placer compartir estas mañanas de una forma tan especial, bonita y cercana para todos, ¡por lo que esperamos su visita próximamente!

__________

El objetivo de la actividad intergeneracional es la mejora de la interacción y cooperación entre pequeños y mayores a través del intercambio de experiencias y conocimientos. Además, se consigue superar los prejuicios intergeneracionales, favoreciendo el entendimiento entre los diferentes grupos de edad. Gracias al contacto intergeneracional, los pequeños aprenden a valorar a sus mayores como fuente de sabiduría y experiencia y mejoran también sus habilidades sociales, especialmente la empatía y la tolerancia hacia lo diferente.

Durante los tres talleres, ambos colectivos compartieron sus ideas sobre las diferentes etapas de la vida; nuestros mayores les hablaron sobre su infancia, y los pequeños les explicaron la forma en la que conciben la vejez. Entre todos, conseguimos que pequeños y mayores hayan trabajado de forma conjunta, intercambiando experiencias, colaborando y ayudándose unos a otros en todas las tareas, pasando ratos entrañables.

Hemos expuesto, tanto los jabones como los servilleteros, en nuestro Mercadillo Solidario, con el objetivo de recaudar el máximo dinero posible, con la participación de nuestros mayores y pequeños.

Ha sido un placer compartir estas mañanas de una forma tan especial, bonita y cercana para todos, ¡por lo que esperamos su visita próximamente!

Beneficios de las actividades intergeneracionales para ambos colectivos

Para el colectivo de personas mayores, estas interacciones generan, en el plano emocional, un aumento de su vitalidad y autoestima, además del sentimiento de utilidad para la sociedad. Además, les permite ayudar a los niños a mejorar sus habilidades lectoras, compartir cariño y amistad con las generaciones más jóvenes y proporcionarles experiencias de aprendizaje. Se reducen también los sentimientos de soledad y aislamiento que en ocasiones se sufren durante la vejez. A nivel cognitivo, se produce una potenciación de la memoria y de las habilidades sociales y la empatía.

Por otra parte, los niños se forman una idea más positiva y no estereotipada de las personas mayores y del envejecimiento y tendrán menos dificultades para entenderlos. Cuanto mayor sea el contacto entre niños y mayores, mayor será el conocimiento mutuo y percepciones reales entre generaciones.

Comentarios: 0

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ver todos los artículos