Ver todos los artículos

22 de Agosto



Publicado el 22 agosto, 2018 - 18:48h

Como cada tarde, después de tomar la merienda, los residentes de segunda planta han acudido a lavarse los dientes. Carmen, nuestra terapeuta, es la encargada de acompañarlos y supervisar como realizan la higiene y, en aquellos casos más dependientes, realizársela.

En las personas mayores, es habitual que el hábito de la higiene bucal se haya perdido o no le den demasiada importancia. Este hecho, da lugar a que dicho colectivo, sea un grupo vulnerable de sufrir afecciones bucodentales tales como caries o alteraciones periodontales. Y es que, una inadecuada atención bucal tiene repercusiones sobre la salud general de las personas y por ende, en su calidad de vida.

Por otro lado, es importante desmontar esa creencia errónea del deterioro de la salud oral y del aparato masticatorio como inevitable cuando se envejece. La edad no es el único factor que interviene, la mala higiene oral o el uso de fármacos contribuyen al deterioro. Por todo lo expuesto, es clave la función que realiza nuestra compañera en la promoción de la salud, de la calidad de vida y en definitiva, de su autonomía en el desempeño de las actividades básicas de la vida diaria (AVD). Favoreciendo de forma colateral, una buena digestión en las comidas y su autoestima.

A continuación, mostraremos algunas fotos sobre este taller.

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos