Ver todos los artículos

26/06/2018



Publicado el 29 junio, 2018 - 10:53h

Con la llegada del Verano y del calor, una de las comidas que más nos apetece y nos refresca es la FRUTA. Por ello, el pasado martes 26 de Junio, en la Residencia Matogrande elaboramos, una vez más, entre personal y residentes un TALLER DE COCINA.

Esta vez, la fruta ha sido la protagonista. A las 17:30h dio comienzo la actividad en el salón de la segunda planta del Centro, donde, residentes acompañados de sus familias y personal del centro, se organizaron para poder lograr unos resultados excelentes.

En primer lugar, entre todos realizaron la “mise en place”, término gastronómico que se refiere a la organización y colocación de cada ingrediente en su recipiente. Acto seguido y, una vez obtuvieron las frutas peladas y cortadas en trozos pequeños, cada residente fue escogiendo las piezas que más le gustaban tanto de sabor como estéticamente, consiguiendo así la combinación de colores deseada, insertando cada trozo en un pincho de madera.

Las piezas fruta con las que elaboraron la receta fueron sandía, melón, papaya, fresa, uva, guinda, manzana y plátano, las cuales gozan de colores bastante llamativos que combinan entre sí, consiguiendo un buen resultado tanto gustativamente como visual.

Una vez finalizaron el taller, cada residente saboreó su propia brocheta, lo cual les gustó mucho ya que, además de ver que con un poco de esfuerzo y ganas son capaces de conseguir lo que quieran, pudieron degustar una merienda muy nutritiva, saludable y equilibrada.

Ha sido una tarde agradable y divertida, en la que han participado tanto residentes como personal del centro, intercambiando, una vez más, momentos de risas que quedarán en el recuerdo de cada uno.

Como siempre, una vez finalizaron el taller se han quedado con ganas de más, por lo que ya estamos organizando el del próximo mes, que no os podéis perder!

A continuación, dejamos el link de acceso a la publicación sobre el Taller de Cocina de Mayo, el cuál consistió en la elaboración de unos sabrosos “Tequeñitos peruanos”:

Publicación Taller de Cocina Mayo 

El principal objetivo de la realización de este tipo de talleres de actividades que forman parte de la vida diaria es trabajar con los residentes el conjunto de capacidades residuales que aún conservan y fortalecerlas. De tal forma, se trabajan componentes físicos como la fuerza, la destreza, la coordinación, la manipulación, y, además, se trabajan los componentes cognitivos como la atención, categorización, memoria, aprendizaje, y componentes sociales como la relación con otros residentes y compañerismo.

Beatriz Rivas

 

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos