Ver todos los artículos

30 de octubre



Publicado el 30 octubre, 2018 - 13:05h

Con el tiempo y a través de las relaciones cotidianas del día a día con la familia, los amigos, el trabajo, etc., la gente suele conocerme más en profundidad y cuando se enteran que soy vegetariana siempre ocurre la misma reacción; ¿eres vegetariana?, ¿Y eso…, por salud, porque no te gusta la carne, por ética…?.

Me quedo meditando un momento mi respuesta, aunque siempre suele ser la misma, y les comento que, durante toda mi vida desde que tengo razón de ser, he sido muy amante de los animales y nunca he concebido hacerles daño, ya sea por diversión, por comercio o por alimentación…

Ya sea por desconocimiento del mundo vegetariano o por la preocupación que podía acarrear en mis familiares el tomar el camino de renunciar a la carne, no di el paso hasta un tiempo atrás, pues el desconocimiento que produce en la sociedad sobre esta forma de vida, siempre crea dudas en la gente que te rodea y como no en la persona que quiere dar el paso; que si no sería una dieta equilibrada, que si repercutiría en mi salud al no tomar las proteínas otorgadas por las carnes, etc.; pero con convicción decidí dar el paso y aventurarme en mis creencias y ahora soy mucho más feliz, puesto que respeto mis convicciones.

En mi dieta cotidiana, desde que di el paso definitivo, excluyo carnes de todo tipo, pescados, lácteos, o cualquier cosa que proceda de un animal, pero el gusto por la comida no se pierde, puesto que en mi vida solo ha cambiado la forma de cocinar, ya que se puede cocinar perfectamente una pasta con verduras, unas habichuelas con verduras o tomar un café con bebida de soja o con avena… y todo ello sin tener que hacer grandes esfuerzos o desembolsos económicos, puesto que hoy en día existen muchos establecimientos especializados en el comercio vegetariano o vegano, donde todos los productos respetan a los animales y las creencias de los que allí consumen, en ellos podemos encontrar por ejemplo sobrasada de patata, albóndigas de tofu o incluso una hamburguesa… porque no solo vivimos de comer lechuga como piensa la mayoría de la gente.

Ser vegetariano es una forma de vida igual de respetable que otra elección que se pueda tener en la vida; no somos gente rara o hipee donde todo en la vida es un constante flower power.

Loli supervisora del centro DomusVI Elda.

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos