Ver todos los artículos

20 de julio 2018



Publicado el 20 julio, 2018 - 14:20h

Para aprovecharnos de los inmensos beneficios que aporta el mar, DomusVi Elche Carrus comenzó con sus salidas de excursiones estivales, en ésta ocasión visitamos la zona de accesibilidad de la playa de Arenales del Sol de Elche. La mañana dio para pasear junto a la orilla, disfrutar de la brisa bajo los toldos, y tomar un refrescante almuerzo. Los  estudios científicos demuestran que las personas que viven “cerca del mar” o lo visitan de manera regular tienen una percepción de salud física y mental, muy superior a la media. Dentro de los factores destacamos que:

Mejora las articulaciones. La playa es el lugar ideal para la práctica de ejercicio físico. Dar largos paseos por la orilla del mar tiene propiedades terapéuticas más que probadas. Ayuda a la relajación. El entorno marítimo mejora el nivel de estrés, ya que la ionización negativa de la brisa hace que aumenten los niveles de serotonina (neurotransmisor encargado de los estados de estrés) y con ellos disminuya la ansiedad. Mejora los cuadros respiratorios agudos y crónicos.  Respirar la brisa marina, con alto contenido mineral y sin casi productos contaminantes mejora la situación respiratoria de pacientes con patología crónica, a la vez que la humedad ambiental mejora las condiciones del moco, favoreciendo su expulsión. Ayuda al sistema inmunitario contra las infecciones. El yodo, es un potente bactericida natural que no sólo se encuentra en el agua de mar, si no que se diluye en la brisa marina produciendo una disminución significativa de infecciones a nivel de vías respiratorias altas, bajas y oculares. Mejoría de la retención de líquidos. Las actividades que se realizan en el agua, ejercen una leve presión sobre los órganos y tejidos del cuerpo ayudando a movilizar y a eliminar los líquidos que se encuentran retenidos en el tejido celular subcutáneo. Favorece el correcto funcionamiento metabólico. La suplementación de yodo y sales minerales procedentes del mar, tanto en el agua, como en la brisa marina, condicionan un mejor funcionamiento de los ciclos metabólicos corporales. Controla la tensión arterial. A nivel del mar, la presión atmosférica es mayor, por lo que la cantidad de oxigeno disponible en aire que respiramos también mayor. Tonifica musculatura y piel. El golpear de las olas contra el cuerpo actúa como un masaje natural a la vez que fortalece la musculatura y favorece la relajación de los músculos de la espalda. Favorece la cicatrización. La salinidad marina y la cantidad de yodo presente en el agua, favorecen la cicatrización de heridas superficiales. Favorece la realización de ejercicio físico sin desgaste. La mejor calidad de vida de las personas que viven cerca del mar, se debe a que disponen de un entorno que favorece la realización de actividades al aire libre.

Las fotos seleccionadas demuestran el bienestar que disfrutamos, hasta la próxima…..

 

 

 

Comentarios: 0

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ver todos los artículos