Ver todos los artículos

14/0872018



Publicado el 06 septiembre, 2018 - 08:07h

En estos días de verano, qué mejor que una escapada al tradicional kiosco Catalino, para tomar un chocolate con churros, encontrarse con familiares que deciden disfrutar con nosotros del desayuno e introducirse en un contexto añorado para la mayoría. Con nuestra querida Puerta de Bisagra y los árboles que adornan el entorno, mientras la conversación fluye, recordamos, revivimos y añoramos lo que fue, y admiramos lo que ahora contemplamos.

Una bella ancianidad es, ordinariamente la recompensa de una bella vida. –Pitágoras

Comentarios: 0

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ver todos los artículos