Ver todos los artículos

29/03/2019



Publicado el 29 marzo, 2019 - 11:42h

El ejercicio físico genera multitud de beneficios  para toda la población. Aumenta la masa muscular, reduce el estrés, mejora el balance articular, vigila el peso, mejora el estado emocional, etc. Todos estos beneficios también los puede obtener un paciente oncológico.

Se recomienda que en adultos se realicen 2 horas y media a la semana de ejercicio físico, 1 hora y cuarto en el caso de ejercicios de alta intensidad. En los últimos estudios, se recomienda incluso los ejercicios dentro del campo de los pacientes oncológicos (supervivientes y activos) siempre que sea posible. Pues la actividad física tiene muchos beneficios:

  • Reduce los efectos secundarios del tratamiento oncológico.
  • Mejora la funcionalidad tras intervención quirúrgica.
  • Aumenta la masa muscular.
  • Reduce el exceso de grasas en el organismo, lo que se ha comprobado que reduce las posibilidades de metástasis o de que vuelva a aparecer un nuevo proceso oncológico.
  • Fortalece el sistema inmunitario

La falta de actividad destruye la buena condición de todo ser humano, mientras que el movimiento y el ejercicio físico lo conserva.

Manuel Pereira Domínguez. Fisioterapeuta EAPS Sevilla.

Comentarios: 0

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ver todos los artículos