Ver todos los artículos

25/01/2019



Publicado el 25 enero, 2019 - 17:53h

Una de las alteraciones que con más frecuencia afectan a las personas mayores es la alteración en el patrón de marcha, principalmente en la altura y longitud de los pasos, ya que con la edad tienden a caminar menos y, sobre todo, evitan caminar por terrenos irregulares o con obstáculos por el miedo a sufrir caídas. Cuando por un espacio de tiempo prolongado deambulan por superficies más lisas o libres de obstáculos, sufren la pérdida de capacidad de realizar una triple flexión adecuada de las extremidades inferiores así como una disminución de fuerza muscular, que se traduce en una marcha característica de arrastrar los pies.
Con el objetivo de mejorar el patrón de marcha en mayores hemos llevado a cabo un entrenamiento específico, empezando una reeducación con obstáculos en paralelas ya que de esta forma contamos con puntos de apoyo fijos que confieren al paciente un alto grado de confianza y le permite centrarse únicamente en el trabajo del tren inferior. Posteriormente, hemos incrementado la distancia y longitud entre obstáculos para facilitar una mayor triple flexión de miembros inferiores y consecuentemente, mejorar la fuerza muscular. Y para finalizar la sesión hemos querido trabajar el equilibrio simulando el caminar por terrenos irregulares utilizando una colchoneta y variando los puntos de agarre con los miembros superiores.
Como punto final queremos destacar que no debemos olvidar que lo más importante siempre es lo más básico y siempre es conveniente incrementar el tiempo de deambulación, con o sin ayuda, según las necesidades y características de cada persona.

Comentarios: 0

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ver todos los artículos