Ver todos los artículos

2 de mayo de 2018



Publicado el 02 mayo, 2018 - 12:43h

En Las Rías Baixas tenemos una tradición ancestral que seguimos conservando y nos protege del “meigallo” o mal de ojo.

El último día de abril, antes de que anochezca, ponemos en todos los lugares que queremos proteger, ( puertas, coches, portales, barcos y cuadras) una rama de “xesta”  (retama en castellano)  para que cuando entre el mes de mayo nos proteja contra el mal que nos puedan hacer las “meigas”.

Muchos historiadores creen que este ritual se remonta a la época castreña, coincidiendo con la celebración de la eclosión de la primavera.

Como no podía ser menos, en nuestro centro de DomusVi Ribadumia, ya hemos hecho lo necesario para estar protegidos en cuanto entre mayo y seguir transmitiendo esta tradición ancestral.

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos