Ver todos los artículos

24-06-2018



Publicado el 24 junio, 2018 - 20:13h

Por fin ha llegado el buen tiempo.

Con el Sol y las altas temperaturas, algunos de nuestros agricultores aprovecharon la semana pasada para trasplantar en el huerto; las lechugas, tomates, cebollas y zanahorias que teníamos en los semilleros.

Mientras Emilia limpiaba las macetas de la tierra y polvo de todo el invierno, Julio quiso cavar la Tierra para el trasplante. Nuestro querido Roberto, con pucho en la cabeza, limpió las flores de malas hierbas y hojas secas. Bajo la supervisión de los residentes que estaban tomando el Sol, nuestros grandes agricultores han dejado nuestro pequeño huerto listo para el verano.

Ahora queda detallar quién se encargará de regarlo y limpiarlo todas las semanas de las malas hierbas.

Sólo nos queda poner las cintas doradas anti-pájaros y la sal gruesa anti-babosas.

A cuidar nuestras hortalizas y nuestras flores.

Desde el año pasado, los rosales , los gladiolos , los claveles y los geranios, han crecido mucho.

La jardinería es una actividad que tiene beneficios; como la estimulación sensorial , que aumenta al realizarse en un espacio al aire libre.

Los residentes realizan actividad física, buena para la osteoporosis.Trabajan las habilidades motoras y mejoran la flexibilidad y resistencia muscular al utilizar rastrillos, palas, sachos…

Por otro lado, la jardinería ayuda a aumentar la interacción social. El que mas y el que menos va a ver y a hablar con la persona  que está en el huerto cavando, cosechando, trasplantando, regando…

Para la persona a la que le gusten estos talleres, es una buena manera de reducir el estrés.

Para alguna gente resulta muy relajante.

Sólo nos queda mimar nuestra cosecha para una buena recolecta.

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos