Ver todos los artículos

31 de julio de 2018



Publicado el 31 julio, 2018 - 20:10h

Son muy frecuentes en la demencia. Ejemplos: Ansiedad, depresión, deambulación, agitación, insomnio o agresividad física y verbal.

Prevención:

  • Intentar controlar el ambiente, identificando los estímulos estresores.
  • Transmitir tranquilidad a nivel verbal y conductual.
  • No invadir el espacio vital.
  • Es importante mantener rutinas (fomentando su actividad y el contacto con otras personas).
  • Identificar y comunicar problemas de visión y/o audición.

Comunicándote con un enfermo con demencia, has de tener en cuenta:

– Captar su ATENCIÓN (sonreír, coger del brazo….).

-Comunicación no verbal (sin palabras, expresión, tono de voz, sonrisa, cuerpo….).

-Llamarlo por su NOMBRE.

-Elegir temas agradables de CONVERSACIÓN ( lo que le gusta ).

-Utilizar un TRATO apropiado (hablarle como a un adulto ).

-Es preferible decirle lo que DEBE HACER y no lo que no debe hacer (más fácil de entender: “quédate en el salón”, “no te muevas del salón” ).

-Hacer PREGUNTAS SENCILLAS y si puede ser enseñar visualmente (preguntas que se respondan con sí o con no).

SIMPLIFICAR lo que quiere decir (palabras familiares y conocidas).

ESCUCHAR  pacientemente.

-Mantener la CALMA (impaciencia o agresividad lleva a conflicto; no se gana nada).

-No hay que INTENTAR RAZONAR ni aplicar la lógica.

-Hay que eliminar la utilización de la expresión “¿no recuerdas?” (frustrante si no recuerda; “aquí está tu prima” en lugar de “ ¿no recuerdas a tu prima?”.)

-Dar la oportunidad de RESPONDER.

Alteraciones del comportamiento:

Delirios:

Consisten en falsas creencias que se fundamentan en interpretaciones incorrectas sobre la realidad. P.e.: robo de pertenencias, infidelidad, no es mi casa, ideas de abandono…

 -Alucinaciones:

Las alucinaciones son impresiones sensoriales, perceptivas, que acontecen sin que exista un estímulo real que las provoca. P.e.: “Veo serpientes que se suben por mi cama”.

Qué hacer:

  • Nunca se debe discutir ni razonar.
  • Desviar su atención: tema, lugar, persona y actividad.
  • Cuando el personal está incluido dentro del delirio, es importante contar con un aliado que permita un acercamiento hacia el usuario.
  • Habla suavemente, despacio y con cariño para tranquilizarle. Coger las manos o abrazarle puede ayudar.
  • Dejar una luz encendida por la noche puede ayudar

-Depresión:

Trastorno emocional que se caracteriza por síntomas como la tristeza, falta de interés y  pensamientos negativos y catastrofistas.

-Apatía:

Escasa o nula motivación por realizar actividad. P.ej.: “No me apetece, yo ya he trabajado mucho”.

Qué hacer:

  • Introducir rutinas para mantener la actividad.
  • Validar y evocar recuerdos positivos.
  • Utilizar una comunicación afectiva.
  • No insistir en que “se anime” ya que la persona se puede sentir incomprendida.
  • Evitar aislamiento social.
  • Potenciar el autocuidado personal y mantener la imagen.

-Labilidad emocional y reacciones catastróficas:

Cambios bruscos en sus sentimientos y expresiones emocionales.
Reacciones catastróficas: arranques de agitación y angustia desproporcionados en relación con la causa que las provoca.

-Ansiedad:

Estado de inquietud o malestar mantenido en el tiempo sin causa aparente o no.

Qué hacer:

  • Evitar tareas estresantes y potenciar aquellas que soy capaz de realizar.
  • Proponer actividades disuasorias.
  • Intenta descubrir cuál es el motivo.
  • Comunicar al médico para que proporcione el tratamiento específico necesario.

 –Actos/Preguntas repetitivas:

Patrones de conducta que se repiten con frecuencia en el tiempo. Ejemplo: Tocarse las manos, golpes en la mesa etc.

-Deambulación errante:

Es la conducta de deambular sin rumbo ni objetivo.

Algunas causas: miedos,  desorientación, falta de ejercicio o que se esté perdido en espacio y tiempo.

Qué hacer:

  • Mantener una actividad física acorde a la capacidad del enfermo.
  • Distrae mi atención hacia otra actividad interesante.
  • Las actividades básicas de mi vida son mis puntos de referencia.
  • Da respuestas empáticas y asertivas

-Trastornos de la conducta alimentaria:

El apetito puede aumentar o disminuir.

También es característica la disminución de peso (Cambios del metabolismo en las demencias)

Qué hacer:

  • Evitar tomar alimentos entre horas.
  • Si no hay apetito tomar pequeñas cantidades con más frecuencia.
  • Cuando no me sacio colocar la cantidad justa de comida en la mesa y dejar los platos utilizados a la vista.
  • Controlar signos de deshidratación.

-Hábitos de higiene:

Es habitual la negativa al aseo o higiene diaria especialmente en la etapa media o moderada.

Qué hacer:

  • Convertir el momento en algo agradable adecuando el espacio a sus gustos y preferencias.
  • Respeta pudor y vergüenza porque no me gusta que me vean desnudo.
  • Intenta que no existan cambios de temperatura y que ésta sea agradable.
  • Aprovecha el momento de la higiene para comprobar que no hay rojeces en la piel.

-Trastornos del sueño y del ritmo diurno:

Presentan interrupciones más frecuentes del sueño durante la noche, requieren menos tiempo total de sueño nocturno, tardan más en conciliar el sueño,  cansancio y somnolencias durante el día realizando siestas más frecuentes.

-Síndrome Crepuscular:

Empeoramiento del estado conductual cuando empieza a anochecer.

Qué hacer:

  • Reducir la estimulación excesiva, los ruidos y los cambios.
  • Facilitar una actividad donde pueda descargar su energía: paseos, tarea, ejercicio físico…
  • Evitar excitantes: café, té, Coca Cola…
  • Reorientar verbalmente en espacio, tiempo y persona.
  • Transmitir tranquilidad en la comunicación verbal y no verbal, empatizando con la persona.

Psicóloga del centro: Concepción Segura

 

 

 

 

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos