Ver todos los artículos

22 de Febrero de 2018



Publicado el 22 febrero, 2018 - 14:32h

A pesar de que la enfermería y la psicología son dos campos separados, ambos están muy vinculados cuando se trabaja en una residencia de personas mayores. En el campo de la enfermería, la atención se centra en ayudar a las personas a mejorar su salud y recuperación. La psicología por su parte se ocupa de los procesos mentales y el comportamiento. Estas dos materias están muy relacionadas, porque para ayudar a las personas a recuperarse de manera adecuada de sus problemas de salud, es necesario entender el comportamiento y el estado emocional de un paciente.

En nuestro trabajo diario, entendemos la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social (y no solamente como la ausencia de afecciones o enfermedades) y sabemos que la única forma alcanzar nuestros objetivos es a partir del trabajo interdisciplinar.  Para ello, contamos con un equipo formado por profesionales que provienen de distintas disciplinas y especializados en diferentes campos. La ventaja de un equipo con estas características radica en que cada miembro aporta al conjunto los conocimientos y habilidades derivados de su profesión, y a la vez se complementa con los demás. Pero un equipo de trabajo interdisciplinario no solo se nutre de sus miembros, sino también de confianza, complementariedad, compromiso y motivación.

Porque para ofrecer una atención de calidad, se requiere que el personal tenga una clara vocación de servicio prestado con profesionalidad y trato humano.

Comentarios: 0

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ver todos los artículos