Ver todos los artículos

15/03/2019



Publicado el 15 marzo, 2019 - 18:28h

Debemos tener en cuenta que no existe la postura perfecta para dormir, pero la mejor es aquella que nos permite mantener las curvaturas de la columna vertebral en su posición fisiológica; es decir, o bien boca arriba con almohada suave bajo las rodillas o de lado (posición fetal). Recalcar también que es desconsejable dormir boca abajo ya que en esta posición se mantiene una rotación de toda la columna vertebral, desde la zona cervical hasta el sacro. Es importante destacar que estas son generalidades y como en todos casos existen excepciones como puede ser la presencia de patologías orgánicas tales como problemas cardiovasculares, respiratorios, reflujo gastroesofágico, etc que requerirán de un consejo profesional para adoptar la mejor postura al dormir.

¿Cómo elegir el colchón y la almohada correctos?

Esta es una de las preguntas que nos realizamos con mayor frecuencia, pues bien, en cuanto al colchón, éste debe ser recto y firme pero no excesivamente duro, de tal manera que se adapte a la columna vertebral prestando apoyo a toda la columna teniendo mayor firmeza en la zona de caderas y hombros (ya que son la zona más pesadas) y cediendo un poco en las zonas más ligeras. Si el colchón es excesivamente duro ejercerá mucha presión en la zona corporal más pesada que recibirá menor flujo sanguíneo y mantendrá la columna con una desviación en forma de S.

En cuanto a la altura de la almohada nos debe permitir mantener la curvatura normal del cuello y para elegirla adecuadamente es fundamental probarla en aquella postura en la que solemos dormir habitualmente. Normalmente se recomienda que tenga una firmeza media y una altura de entre 10-15 cm, 3-4cm más baja en el caso de mujeres.

Evidentemente existen muchos factores que pueden influir a la hora de tener un sueño reparador pero el adoptar unas medidas saludables antes de dormir, tener una buena posicición corporal así como la adecuada elección de la almohada y el colchón contribuirán positivamente en el descanso. La falta de sueño reparador está detrás de desórdenes músculo-esqueléticos que si no se previenen o tratan a tiempo pueden desembocar en el desarrollo de otras patologías, cansancio, fatiga crónica y , por lo tanto, disminuirán nuestra calidad de vida.

Así que si estás en esta situación, toma nota de estos consejos que nos brindan desde COFIGA dónde lo podéis leer con mayor detalle.

Esperamos que os sean de utilidad. ¡Nos vemos en el próximo consejo!

Comentarios: 0

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ver todos los artículos