Ver todos los artículos

24/01/2019



Publicado el 25 enero, 2019 - 10:04h

El ocio puede ser una herramienta importante para aumentar o mantener la integración social en la vejez. A pesar de que las relaciones sociales son una parte fundamental de muchas actividades de ocio, se conoce poco acerca de las actividades lúdicas y de cómo pueden contribuir a la integración social.

Debido a ello, la Terapia Asistida con Perros (TAP) es una importante alternativa que puede facilitar y fomentar la interacción social y, de esta manera, mejorar el bienestar y la calidad de vida en las personas mayores.

En la residencia DomusVi Matogrande llevaremos a cabo un proyecto de investigación sobre la influencia de la terapia asistida con perros en personas mayores.

El proyecto será realizado por un terapeuta ocupacional de IncrescenTO y un perro del equipo canino de Montegatto, en colaboración con Ana, nuestra terapeuta ocupacional. La investigación será llevada a cabo junto a la Unidad de Investigación de Terapia Ocupacional de la Universidad de A Coruña (INTOINFA).

En la actualidad, es importante buscar diferentes alternativas debido al incremento de la esperanza de vida. Ante esta situación, la Terapia Asistida con Perros se señala como una opción eficaz y satisfactoria para esta población debido a los sentimientos que transmite la interacción con los animales, a los recuerdos que les evocan buenas sensaciones, y a la gran herramienta de trabajo en la que se convierten al facilitar y fomentar la interacción social, entre otros, dentro de una terapia, ya sea ocupacional, física…

______

El perro es el animal idóneo para realizar este tipo de terapias debido a su dependencia del ser humano, además de obedecer con más facilidad que otros animales de compañía.

Esta terapia se está convirtiendo en un método cada vez más aceptado para ayudar a mejorar la vida de nuestros mayores. En manos de los terapeutas expertos que realizan las intervenciones, los perros se convierten en la herramienta y el canal que apoya la tarea socioeducativa y psicosocial del profesional.

Los perros que se utilizan en las terapias tienen la constitución y edad apropiadas, y poseen las aptitudes y habilidades adecuadas para que su participación sea beneficiosa. El perro de terapia es un animal específicamente entrenado para integrarse dentro de un programa terapéutico o educativo, como una herramienta más de la que dispone el profesional.

Los objetivos principales de la realización de terapias con perros son:

  • Fomentar la actividad física
  • Favorecer la expresión de emociones
  • Reforzar la comunicación afectiva y lúdica
  • Promover el tiempo de ocio, el uso de la conversación y la activación de la memoria
  • Trabajar las capacidades cognitivas (memoria, lenguaje, orientación espacial…) y el desarrollo motor
  • Trabajar las habilidades de la vida cotidiana
  • Preservar su autonomía
  • Crear entorno rico en estímulos que facilite el razonamiento y la actividad

Por otra parte, son muchos los beneficios que se obtienen a través de este tipo de terapias, entre los que destacamos los siguientes:

  • Mejora de la autoestima y del estado de ánimo, ya que los perros demuestran su afecto sin importar la edad, la salud o la personalidad de la persona, ayudando a paliar el sentimiento de soledad.
  • Estimulación de la mente a través de los sentidos de la vista, el tacto, el olfato y el oído.
  • Activación de la memoria, debido a recuerdos de viejos tiempos.
  • Los perros han demostrado que facilitan el contacto social y esto puede ser útil para las personas mayores, mejorando también la relación con el personal sanitario del Centro.
  • Fomento del buen humor generado con comportamientos graciosos o inesperados de los perros.
  • La terapia con perros ofrece la oportunidad de responsabilizarse de un trabajo propio.

Por todo ello, se podrían clasificar los beneficios en cuatro áreas: física, emocional, cognitiva y emocional y social.

______

Ayer jueves, 24 de enero, fue la primera toma de contacto de este proyecto en el que estamos encantados de participar.

Nuestra primera visita canina ha sido de Nana, acompañada por Dani, terapeuta ocupacional de IncrescenTO. Junto con Ana, nuestra terapeuta ocupacional, hemos reunido a un grupo de residentes del centro y hemos realizado varias dinámicas con ellos.

Después de que Dani nos mostrase como relacionarnos con Nana, nuestros residentes le han dado una serie de órdenes básicas.

Nana portaba una mochila en la que se encontraban dichas órdenes, de tal manera que cada residente la llamaba, leía la orden y Nana la ejecutaba. De este modo, hemos visto como este ejemplar canino saltaba un aro, se sentaba, giraba, se tumbaba… todo esto con un premio final: un trocito de salchicha que Nana degustaba con entusiasmo.

Nuestros residentes han disfrutado muchísimo, estamos deseando que llegue el próximo jueves para recibir una nueva visita y disfrutar de estos animales tan maravillosos.

Vanessa Suárez

Comentarios: 0

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ver todos los artículos