Ver todos los artículos

Lunes 6 de Agosto de 2018



Publicado el 06 agosto, 2018 - 10:32h

Como suele decirse, “también se come por los ojos, uno de los principales problemas de nutrición en los mayores es la pérdida del apetito derivado de restricciones alimentarias fruto de sus problemas de salud, de masticación o de deglución. Las impresoras 3D permiten dar una forma muy realista a alimentos texturizados y triturados, de esta forma, personas mayores con dietas blandas pueden recuperar el placer de disfrutar de la comida. Recuperar este placer les permite mejorar las condiciones nutricionales de los mayores, con dietas más equilibradas y, en definitiva, mejorar su salud. El primer centro en implantar esta innovadora técnica ha sido la residencia DomusVi Bonanova, en Barcelona.

Los platos se elaboran de la manera tradicional y se texturizan para conseguir un puré espeso. Este se incorpora en cartuchos (de forma similar a las jeringuillas), se programa el dibujo tridimensional que se quiere realizar y, mediante émbolos automáticos, la máquina dosifica cada ingrediente en la cantidad y lugar programados hasta que realiza el diseño. El resultado es un plato sabroso con una esmerada presentación.

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos