Ver todos los artículos

08/03/2018



Publicado el 09 marzo, 2018 - 12:13h

Ayer con motivo del día internacional de la mujer, en DomusVi Matogrande quisimos rendir homenaje a una mujer que es símbolo del feminismo, Frida Kahlo. Un resumen con cinco motivos de porque es símbolo del feminismo serían: desafió los estereotipos de género, los obstáculos nunca la desanimaron, rompía las reglas, no dudaba en mostrar sus preferencias sexuales, hizo arte con mujeres reales.

BIOGRAFÍA:

Magdalena Frida Kahlo y Calderón, nació en México el 6 de Junio de 1907. Originalmente no planeaba convertirse en artista. Fue superviviente de polio e inició un programa de pre-medicina. A los 18 años tuvo un grave accidente de tranvía y pasó aproximadamente un año en la cama recuperándose de diversas roturas traumatológicas. Sufrió más de 30 operaciones a lo largo de su vida y comenzó a pintar durante su convalecencia. Sus pinturas eran principalmente autorretratos y naturalezas muertas, eran ingenuas y llenas de colores y formas inspiradas en el arte folklórico mexicano.  Con 22 años se casó con Diego Rivera, muralista mexicano 20 años mayor que ella esta relación tuvo que sobrevivir a infidelidades, un divorcio una segunda boda, la mala salud de esta y su imposibilidad de tener hijos, todo esto sumado a la presión de sus carreras. Frida declaró en una ocasión que tuvo dos accidentes en su vida el accidente de tranvía que la dejó inválida físicamente y Diego Rivera que la dejó inválida emocionalmente.

Durante su vida, Frida creó unas 200 pinturas (55 son autorretratos), dibujos y esbozos relacionados con las experiencias de su vida, dolor físico y emocional y su relación con Diego.

Su última aparición pública fue a principios de Julio de 1954 en una manifestación comunista. Poco después, el 13 de Julio, fallecía a la edad de 47 años. El día después de su muerte, amigos y familiares se concentraron en el crematorio para asistir a la cremación de la artista más grande y original de México. A punto de convertirse en un icono internacional, Frida supo cómo dar a sus fans un adiós inolvidable. Mientras el llanto de sus admiradores llenaba la habitación, un súbito golpe de calor viniendo de las puertas del incinerador, causaron que su cuerpo se sentara. Su pelo, ahora en llamas, resplandecía alrededor de su cabeza como un halo. Los labios de Frida parecieron esbozar una seductora sonrisa mientras las puertas se cerraban. La ultima entrada de su diario reza: “Espero alegre la salida y espero no volver jamás-Frida”

Para rendirle homenaje los residentes de Matogrande realizaron un mural en el que pegaron fotos de la artista además de hacer una reseña de su vida. En el resto de murales realizados en este taller pegaron fotos haciendo referencia al día y nuestros residentes fueron diciendo palabras que consideran que tienen un gran significado para escribirlas en ellos. Finalmente nos hemos fotografiado para poder tener un bonito recuerdo de este día.

Comentarios: 0

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ver todos los artículos