Ver todos los artículos

13/07/2018



Publicado el 13 julio, 2018 - 18:39h

Llega el verano, aumentan las temperaturas y con ello el riesgo de deshidratarse.

La deshidratación ocurre cuando usas o pierdes más líquido del que ingieres, y tu cuerpo no tiene suficiente agua y otros fluidos para llevar a cabo sus funciones normales. Si no repones los fluidos que perdiste, te deshidratarás.

El envejecimiento altera la sensación de tener sed, por eso los médico recomiendan aumentar la ingesta líquida en verano aunque no se tenga sed. Una buena hidratación consiste en beber entre seis y ocho vasos de líquido al día, consumiendo alimentos que tengan gran contenido de agua, como frutas y verduras.

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos