Ver todos los artículos

5/7/2018



Publicado el 05 julio, 2018 - 10:00h

El objetivo fundamental de realizar estimulación con estos pacientes es proporcionar confort y la calidad de vida del enfermo y el entorno familiar. Se debe cuidar cada capacidad, por pequeña que sea, ya que puede suponer la única forma de comunicación de la que dispone el enfermo.

Cuando vamos a realizar estimulación a estos pacientes, hay que tener en cuenta:

  • Momentos del día apropiado
  • Si nuestro objetivo es que se active o se relaje
  • Buscar un entorno tranquilo, sin ruidos, agradable.
  • Cuidado con sobre-estimulación (frecuencia, intensidad, cantidad, impredecibilidad)
  • Cuidado con estimular de forma brusca, impredecible…puede resultar amenazante o desagradable al paciente y provocar alteración conductual.

Por otro lado tenemos que tener conocimientos mínimos sobre la persona:

  • Cuestiones médicas y sanitarias (movilidad, úlceras, capacidad deglución…). Limitaciones sensoriales.
  • Capacidades y respuestas que mantiene
  • Observación de sus reacciones, ante qué estímulos, en qué entornos…
  • Sus mejores momentos del día para interaccionar
  • Cierto conocimiento de su historia personal, gustos, aficiones…

 

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos