Ver todos los artículos

21 de Septiembre de 2018



Publicado el 21 septiembre, 2018 - 19:13h

Carmen, la esposa de nuestro residente Francisco Martín Rebollo, recientemente fallecido, quiso expresar su agradecimiento al equipo de trabajadores de DomusVi El Serrallo por su dedicación, esfuerzo y amabilidad durante los años que ha estado en el centro con una preciosa cesta de flores, así como unos bombones.

Además, dedicó unas palabras a todo el equipo:

 

Bueno, se ha ido Pacoco. Y se ha ido tranquilo y sin sufrir, como se merecía después de hacerlo durante tantos años.

Fue muy difícil dejarlo allí y eso no hemos llegado nunca a superarlo…pero día a día supimos que estaba en el sitio adecuado y en las mejores manos.

Queríamos deciros cosas bonitas, pero solo nos sale ¡gracias, gracias, gracias!, por vuestro cariño, por vuestra entrega y empatía, vuestro trabajo fuera del “protocolo oficial” pero dentro del “protocolo humano” con el que habéis tratado a Paco desde el primer día a pesar de la “leña” que repartía, de sus voces, etc.

Mil gracias doctora Pilar por el recibimiento del primer día, por el seguimiento súperprofesional y súperhumano, por tu ayuda siempre y especialmente a la hora de tomar decisiones difíciles y duras, por ayudar a mis hijso con tus explicaciones, por tu superempatía…¡eres muy bonica!

Gracias Elena, amiga, por tus consejos, por tu tranquilidad transmitida en tantos momentos a Paco y a nosotros. Muchas gracias al equipo de enfermería…esa Rocío “pata negra”…¡te tocó! Gracias Patri y fisios. Carolina, Carmen… A todos y cada uno de los auxiliares que con tanto cariño y profesionalidad lo han cuidado estos años…ese Javi.

Gracias recepcionistas, personal de limpieza y todas y cada una de las personas que componen el mejor equipo. Y…gracias Beatriz, por todo. Gracias también a los familiares que por su compañía diaria hacíamos como una familia. 

No creo que olvidemos nunca a ninguna de las personas que han pasado, en estos años de residencia, por nuestras vidas. Mi familia y yo tenemos muy claro que, en el momento que lo necesitemos, sabemos a donde tenemos que ir. 

Como diría Paco: “¡Os quierororo!” 

Mil besos

Paco y Carmen

Goretti, Bárbara, Cristina y Paquillo

 

Detalles tan bonitos como este hacen que el trabajo diario en el centro se haga con agrado y satisfacción por parte de todos los profesionales que componen la gran familia de El Serrallo.

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos