Ver todos los artículos

25/09/2018



Publicado el 25 septiembre, 2018 - 19:15h

Como ya sabéis, en la Residencia Domusvi Remedios tenemos instalado un huerto que cuidan nuestros mayores.

En el post de hoy queremos presentaros a un nuevo residente, Rafael, apasionado de las labores agrícolas. Desde que entró no ha pasado día en que no haya querido dedicar un poquito de su tiempo en recuperar la “pequeña cosecha”.

El huerto como terapia tiene múltiples beneficios en las personas mayores. La mayoría probablemente hayan dedicado gran parte de su vida al campo, y más tratándose de la campiña cordobesa donde nos encontramos, por lo que tendrán una gran experiencia en este campo.

Esta actividad requiere de unas responsabilidades que hay que cumplir y llevar a cabo si queremos “recoger frutos” más tarde. Es una forma de estimular las destrezas motoras tanto gruesas como finas, puesto que lo mismo hay que cavar como coger pequeñas semillas. También requiere que la persona esté atenta al trabajo y recuerde como se hacía cada labor, por lo que se potencian las destrezas cognitivas.

Además se estaría fomentando la autoestima, identidad y autorrealización de la persona. Y no podemos dejar sin mencionar el efecto relajantedesestresante de la terapia hortícola y el contacto con la naturaleza.

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos