Ver todos los artículos

10/07/2018



DomusVi Villa Sacramento
Publicado el 10 julio, 2018 - 11:08h

Al llegar a la tercera edad sufrimos una serie de cambios fisiológicos. Esto sumado a un menor consumo de líquidos, una mayor pérdida de fluidos y finalmente a una menor cantidad de agua corporal, puede acabar deviniendo en deshidratación.

La sed es la herramienta que utiliza nuestro cuerpo para hacernos saber que necesita hidratarse. Al llegar a la tercera edad esta sensación de sed suele disminuir lo que lleva inevitablemente a un menor consumo de líquidos y por consiguiente a una hidratación deficiente.

Además encontramos otros factores de riesgo que aumentan el riesgo de deshidratación como pueden ser una capacidad más limitada de deglución, problemas de comunicación y/o comprensión o simplemente una movilidad reducida. Por otro lado la deshidratación puede aparecer por factores medioambientales como son la temperatura, o factores iatrogénicos tales como la medicación con laxantes.

Es por ello, que el Departamento Médico de DomusVi Villa Sacramento recalca la importancia de mantener una correcta hidratación y más con la llegada del verano.La deshidratación en personas ancianas o de la tercera edad es una afección frecuente. Por eso es muy importante que las personas mayores se hidraten y de esta manera prevenir síntomas o cuadros complicados.

 

Javier Viloria

Medico en DomusVi Villa Sacramento

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos