Ver todos los artículos



Publicado el 11 abril, 2017 - 08:58h

Un Documento de Voluntades Anticipadas es aquel mediante el cual una persona mayor de edad, capaz y libre, manifiesta anticipadamente su voluntad, con objeto de que se cumpla en el momento en que llegue a situaciones en las que no sea capaz de expresarla personalmente, sobre los cuidados y tratamiento de su salud o, una vez llegado el fallecimiento, sobre el destino de su cuerpo y órganos. Este documento es necesario para que los médicos conozcan de forma clara los deseos de los pacientes, ya que sin él aumenta la probabilidad de que los profesionales y familiares desafíen sus verdaderos deseos.

A lo largo de los años, el uso de este documento se ha visto a menudo limitado por barreras como la incomodidad de pensar en la muerte o la falta de conocimiento del documento.

No obstante, en un estudio de Bravo, García, Pretel, Casalengua, Díaz, Martínez e Hidalgo (2011), se ha visto que tanto médicos como pacientes, muestran una actitud muy positiva frente a este documento, hecho que contrasta con los datos que indican que sólo una pequeña proporción de adultos lo completan al largo de su vida.

Por esta razón es importante contribuir a su difusión, ya que dicho documento presenta ventajas como ayudar a los médicos a tomar decisiones y proteger a los pacientes legalmente, garantizar la libertad de elección y el respeto a la voluntad de los pacientes, y para las personas de su entorno, liberarles de responsabilidades y facilitarles las decisiones.

Dicho documento puede formalizarse o bien ante notario, o bien ante tres testigos mayores de edad y con plena capacidad de obrar, de los cuales dos, como mínimo, no deben tener relación de parentesco hasta el 2º grado ni estar vinculados por relación patrimonial con el otorgante.

dva

Fuente:

Bravo, B. N., García, M. S., Pretel, F. A., Casalengua, I. J., Díaz, R. C., Martínez, I. P. & Hidalgo, J. D. L. T. (2011). Declaración de voluntades anticipadas: estudio cualitativo en personas mayores y médicos de Atención Primaria. Atención primaria, 43(1), 11-17.

 

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos