Ver todos los artículos

26/04/2018



Publicado el 26 abril, 2018 - 09:38h

Normalmente se asocia la práctica de deporte con salud pero lo que se desconoce es que aquellos deportes considerados de alto impacto, que incluyen saltos o carga de peso excesiva, pueden acabar debilitando la musculatura del suelo pélvico, debido al aumento de presión intraabdominal, que acaba afectando a la función de continencia de dicha zona corporal. Como ejemplos tenemos la halterofilia, saltos de esquí, equitación, baloncesto y otros aparentemente no dañinos y muy de moda como son el aeróbic o el “running”.

Se debe destacar que el suelo pélvico de la mujer se deteriora con la edad y otros factores de riesgo como son la obesidad, partos, tos crónica o la realización de trabajos o tareas continuadas que incluyan carga de peso excesiva;  pero en los últimos años se están detectando problemas de incontinencia en mujeres jóvenes derivados de la práctica de estos deportes tanto a nivel profesional como a nivel aficcionado.

Por ello, es recomendable que la práctica de deporte sea siempre guiada por profesionales cualificados para tales tareas, además de no olvidarse de la realización de ejercicios específicos de fortalecimiento para la musculatura del suelo pélvico como son los ejercicios de Kegel, gimnasia abdominal hipopresiva o la utilización de diversos dispositivos que existen en el mercado que facilitan la percepción en mayor medida de dichos grupos musculares y, por lo tanto, favorecen su contracción y mantenimiento de la misma. Si esta musculatura está fuerte facilitará la función de continencia, facilitará el soporte del peso del bebé durante un embarazo, además de mejorar las sensaciones durante las relaciones sexuales y minimizar las consecuencias sobre el tono muscular que se producen por los cambios hormonales durante la menopausia.

 

Si es practicante de dichos deportes o cuenta con factores de riesgo, es importante que acuda a los profesionales sanitarios, entre ellos fisioterapeutas especialistas en suelo pélvico para tratar de mejorar y evitar el deterioro precoz del suelo pélvico. La mejora no será sólo física sino también anímica por lo anteriormente descrito.

¡Esperamos que os haya sido de utilidad!

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos