Ver todos los artículos

20/09/18



Publicado el 21 septiembre, 2018 - 14:37h

En el día de ayer finalizamos el curso de “Diseño Ambiental para Personas con Demencia”, impartido por Nuria Carcavilla, Psicogerontologa experta en éste área,  ya que ha hecho numerosos estudios y publicaciones al respecto, además de ser la directora de QMayor Magazine.

En este curso hemos podido aprender como  variables ambientales, como la iluminación, el ruido, el color, el mobiliario, la distribución espacial, el diseño y la textura, etc. pueden ser terapéuticas para las personas que sufren de demencia.

En un entorno físico diseñado para satisfacer las necesidades de personas con demencia, estas son capaces de utilizar las habilidades que mantienen, reduciendo su frustración y experimentando la máxima calidad de vida posible. El diseño ambiental mejora el bienestar de las personas con alzhéimer y otras demencias, elevando la arquitectura a un nivel terapéutico.

Lo más interesante es que muchas de las medidas a tomar en cuenta para conseguir un entorno terapéutico no requieren mucho esfuerzo económico. Así que tomaremos nota de todo lo recogido en este curso para ponerlo en marcha en nuestra residencia en la medida de lo posible.

“No hay cura para la enfermedad, pero podemos cambiar los comportamientos y las actitudes de las distintas generaciones hacia las personas con demencia. Si creamos un diseño ambiental muy positivo, podemos incrementar el bienestar de las personas para crear una interacción social significativa y positiva” afirma Nuria y otros autores en la Guía descargable “Intergeneracionalidad y demencia: claves para el diseño ambiental”

http://www.espaciosintergeneracionales.com/descarga-guia-intergeneracionalidad-y-demencia/

 

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos