Ver todos los artículos

30/12/2018



Publicado el 30 diciembre, 2018 - 15:20h

A continuación, y por deseo expreso de Carmen, hija de nuestra querida María Morales, os trasladamos sus palabras llenas de cariño a todos los miembros que formamos DomusVi Monte Alto.

“Quiero desear a todo el personal y residentes de la Residencia Monte Alto una Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo.

Mi madre, María Morales, pasó allí sus últimos diez años y siguiendo su ejemplo, quiero agradecer cualquier gesto de cariño, simpatía o amabilidad que hayan tenido con ella.

Desde las bromas de Andrés Soler y otros compañeros, hasta cuando hacía de “secretaria” de Lucas en los bingos que organizaba , a las coplillas y chascarrillos que salían espontáneos mientras le daban rehabilitación, a los diálogos con auxiliares, terapeutas, psicóloga, etc. Incluso el saludo atento de la persona que va a entregar la ropa del lavadero o a reparar algo. Todo ello y otros detalles, han dado luces en las sombras que una situación de dependencia conlleva.

Recordaré especialmente los cuidados médicos, de enfermería y sanitarios que precisó en las últimas semanas y que con tanta profesionalidad y cariño le aplicaron. También las visitas de muchos de vosotros, en las que se palpó el afecto, incluso la emoción.

Estas Navidades, yo la echaré de menos, a ella y sus abrazos.

Cada día me gustaba abrazarla, eso me reconfortaba. Pienso que nuestros mayores, aunque estén enfermos y su cerebro no les obedezca, casi siempre responden cuando los abrazamos.

Así que saludos y abrazos para todos vosotros”

 

Comentarios: 0

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Ver todos los artículos