Ver todos los artículos

26/04/2018



Publicado el 02 mayo, 2018 - 13:03h

Nos encanta aprovechar al máximo las mañanas y las tardes en la Residencia Matogrande.

Por ello, después de sufrir un invierno excesivamente lluvioso y, ahora que se acerca el buen tiempo, nos gusta realizar las actividades tanto socioculturales como ocupacionales al aire libre, aprovechando las horas de sol, pudiendo disfrutar de ello en nuestra terraza exterior situada en la segunda planta del Centro.

Respirar aire puro y aprovechar los rayos de sol todos juntos, genera entre nuestros residentes acompañados de sus familias y de personal del centro, momentos inolvidables llenos de risas y confidencias entre personas que consideramos cada vez más cercanas.

En la Residencia Matogrande somos conscientes de que la motivación es imprescindible a la hora de realizar actividades de tiempo libre. Por ello, es necesario adaptar las opciones de ocio disponibles a las capacidades de nuestros mayores con el objetivo de que puedan llevar a cabo las actividades propuestas, disfrutando de su realización.

Multitud de factores afectan en este ámbito, tanto por parte de quienes organizan las actividades, como de quienes las ejecutan, así como de agentes exteriores, como, por ejemplo, el entorno y el clima.

Por ello, el personal del Centro elabora diversas propuestas de ocio, teniendo en cuenta todos estos factores, para que puedan ser desarrolladas diariamente combinadas entre sí, fomentando así un envejecimiento saludable.

Se encuentran, en primer lugar, las actividades físicas, las cuales inciden en el bienestar psicológico y físico. Los programas de ejercicios incluyen, por ejemplo, excursiones y paseos al aire libre, sesiones de gimnasia, etc. En segundo lugar actividades recreativas, las cuales generan satisfacción inmediata, ya que son divertidas y agradables. Forman parte de este grupo, por ejemplo, las manualidades, los juegos de mesa y la jardinería. En tercer lugar, se organizan actividades sociales, realizadas con el objetivo de que nuestros mayores activen la mente y el cuerpo, formando parte de ello las fiestas, talleres intergeneracionales, bailes y debates. Por último, también se organizan actividades culturales, entre las que se encuentran las conferencias, charlas y exposiciones.

Las actividades de ocio brindan a nuestros mayores la oportunidad de relacionarse con los demás, mejorando su autoestima y estado de ánimo, además de producir una importante mejoría de la salud mental y física.

Beatriz Rivas

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos